libero

Lunes, 4 de septiembre de 2006

CONTRATAPA

¡Cómo nos dolió Elano!

El punzante delantero fue autor de dos de los tres goles con los que Brasil venció a la Argentina en Londres, en el comienzo del segundo ciclo de Alfio Basile al frente de la Selección. Con un golazo, Kaká cerró el duro resultado.

Alfio Basile admitió que la contundencia de Brasil fue el factor que marcó la diferencia en la victoria que el seleccionado de Dunga consiguió frente a la Selección Argentina en el inicio de su segundo ciclo al frente del equipo. “Brasil tuvo una contundencia que nosotros no tuvimos. Nosotros disfrutamos de seis buenas oportunidades de gol y no anotamos. Ellos tuvieron tal vez el mismo número de oportunidades, pero hicieron tres veces. Eso es contundencia”, dijo el entrenador.

Brasil anotó sus goles en momentos clave: el delantero Elano (ex San Pablo, ahora en el Shaktar Donetsk ucraniano) abrió el marcador apenas comenzado el partido, cuando recibió un pase de Robinho y definió entre Abbondanzieri y el palo; el mismo Elano aumentó en el arranque del complemento, cuando la Argentina había emparejado el trámite del encuentro; la cuenta la cerró Kaká con un golazo, tomando la pelota en su campo y definiendo sobre la salida del arquero.

En la visión de Basile, “el resultado no se discute, pero tal vez sí la diferencia. Tuvimos apenas dos días de trabajo y nos salió un resultado que no esperábamos. A este equipo le falta mucho trabajo y eso fue lo que ocurrió en la cancha”.

Eso quedó reflejado en el rendimiento colectivo del equipo, pero también en el individual: cuesta mucho rescatar una figura. Especialmente arriba, donde se vieron las diferencias de contundencia: Messi abusó de la maniobra personal, Tevez alternó buenas con malas (tuvo en su cabeza la situación más clara de la Argentina en el primer tiempo), a Riquelme no lo ayudó Bilos, más ocupado en asistir a Clemente Rodríguez en defensa (por su costado llegaron las situaciones de gol brasileñas en el primer tiempo) que en colaborar en la gestión del juego.

Basile negó que la derrota pueda representar un golpe para su trabajo al frente del equipo argentino. “Yo no estoy preocupado. Si hubiésemos ganado, no diría que fue por el gran trabajo que hicimos, no les voy a mentir. Perdimos ante un gran equipo, pero esto es un trabajo que recién empieza”, indicó. Además, dijo, cuando asumió la conducción del equipo ya sabía que había un contrato firmado para actuar contra Brasil. “Uno no se puede poner a elegir rivales. Ya sabíamos que tendríamos que enfrentar a Brasil con muy poco tiempo de trabajo. Uno tiene que aguantárselas y jugar contra cualquiera”, apuntó.

Los brasileños justificaron la apertura del marcador con el rendimiento de la primera mitad: Mascherano no podía parar a Robinho, y aunque Zabaleta y Coloccini sostenían el costado derecho de la defensa, por la izquierda –por donde entraban Elano, Cicinho, Fred o el mismo Robinho– el equipo tenía un serio problema. Pero en la segunda parte, con Samuel en lugar de Rodríguez y Somoza por Mascherano, la Argentina arrancó mejor parado y manejando el balón.

Al ser consultado sobre los cambios que realizó en el entretiempo, Basile afirmó que “no fueron consecuencia de jugar bien o mal sino variantes que queríamos aplicar. Tenía que bloquear las subidas de Cicinho, y estoy muy contento por todo lo que los jugadores mostraron”.

La Argentina pudo haber llegado al empate con una jugada asociada entre Riquelme y Messi que Zabaleta empalmó, aunque su remate salió muy desviado. Brasil se había retrasado notablemente, armando dos líneas de cuatro, y era rudo; pero el ataque argentino no podía superar semejantes barreras –fue muy bueno el trabajo del central Lucio– y en un par de pelotas perdidas se generaron los contragolpes fulminantes que les dieron a los brasileños el segundo y el tercer gol, este último en una pelota que perdió Messi.

“Yo rescato la personalidad del equipo –afirmó Basile–. Se plantó en la cancha de la forma que yo quería. Ahora hay que trabajar para corregir deficiencias, y además quería ver a varios jugadores jóvenes, a los que hay que darles minutos de juego.” El entrenador hizo debutar en la Selección a Sergio Agüero, que jugó 25 minutos sin sobresalir; también jugó un rato Federico Insúa, que desperdició la más clara situación de gol que tuvo la Selección durante el partido, cuando solo ante Gomes en el área chica brasileña no pudo darle dirección a su disparo: faltaban siete minutos para terminar el encuentro, el partido estaba todavía 0-2 y podría haber dado un vuelco.


Estadio: Emirates (Londres).

Arbitro: Steve Bennett (Inglaterra).

Goles: 3m y 67m, Elano (B); 89m, Kaká (B).

Cambios: 46m, Somoza (5) por Mascherano y Samuel (5) por Rodríguez (A); 59m, Kaká (7) por Daniel Carvalho (B); 66m, Maicon por Cicinho (B) y Agüero por Tevez (A); 68m, Alexandro Souza por Edmilson (B); 72m, Insúa por Bilos; 73m, Julio Baptista por Elano (B); 80m, Wagner Souza por Fred (B); 89m, Rafael Sobis por Robinho (B).

Compartir: 

Twitter
 

Samuel, Coloccini, Somoza y González, las caras de la desazón.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.