libero

Lunes, 26 de septiembre de 2011

CONTRATAPA

Esos raros deportes nuevos

Todo vale en la frenética búsqueda de más y más gloria.

El campeonato de la Generación Dorada en el Preolímpico de Mar del Plata, la satisfactoria actuación del seleccionado B de fútbol contra Brasil, el resonante triunfo de la Legión en la Davis y los buenos desempeños de Los Pumas en el Mundial, coronadas con esta reciente victoria sobre Escocia, hicieron nacer la idea de crear nuevos deportes para ampliar las posibilidades de ganar más premios, copas y medallas. Vamos bien, pero podemos ir mejor. La idea germinó como un juego en la red social Twitter y fue creciendo, hasta convertirse en un verdadero delirio colectivo.

Los twitteros se movieron como auténticos peces (más bien pescados) para proponer deportes de toda naturaleza, para el caso acuática; así surgieron en una primera oleada la Regata Flora y el Waterpolvo. La Regata Flora admite tripulaciones de ambos sexos (o de todos), pero navega mejor con minas inconformistas que si se las manda a la proa gritan y si se las baja del barco, lloran. El Waterpolvo (también conocido como Piragüismo) es un juego de actividad intensa, igual que la Metonáutica (otra rama del mismo saludable deporte), pariente de la Mozonáutica, carrera de camareros con servicio, pero en una pileta de natación. El Waterpuse (variante nostálgica de la piragua) sólo se recomienda a veteranos y veteranas, y se premia el intento más empeñoso.

También en el agua pero más reposados son la Nada Sincronizada (variante olímpica de la plancha) y el Canotraje, deporte que consiste en crear excusas para no ponerse a trabajar en la cancha de remo. Con remo o sin remo, el Callak también tiene lo suyo; si bien no implica demanda física, no deja de ser un deporte de altísima exigencia, que pone a prueba la templanza y la preparación mental; se arrojan veinte féminas a una pileta y la que habla, queda eliminada. El Canotraje tiene aspectos en común con el Esquí Apático; deportes masculinos por excelencia en los que siempre se deja para el día siguiente el entrenamiento. Ambos galardonan el desempeño, o sea, la falta total de empeño y garra.

El cuerpo a cuerpo es la base de la procreación de nuevos deportes como el Tae-Kon-Don (ideal para forrarse), el Box Populi y el Botoxeo, que comparte objetivos con el pugilismo: desfigurarse la cara. Siguiendo con las artes marciales alternativas, la caterva desquiciada propuso el Karate de Risa, el Tacuando –que consiste en darse patadas hasta el cansancio– y el Resto, que es como el sumo, pero con alfeñiques de categoría superpluma. Variante de este último es el Sumiso, en el cual hay que aceptar sin chistar las injusticias que pudiera cometer el árbitro y el Tai-Chipá, que sólo se practica en Corrientes y algunas regiones del Paraguay.

Pelotas chicas,
pelotas grandes

Los juegos con pelota pegaron con fuerza en las redes sociales. Y de rebote surgieron novedosas propuestas como la del Baloincesto, que es como el básquetbol, pero sólo practicado con familiares; el Balonsexto, que consagra subcampeón al que alcanza la séptima posición; El Carlos Badminton; la Pelota al Pesto –en el que descuellan los equipos italianos– y el Fútwolf, que requiere relatos y comentarios un poco edulcorados y melosos. En consonancia con los tiempos que corren puede optarse por la práctica del King-Kong, tenis de mesa reservado para antiperonistas rabiosos.

Con una pelota un poco más grande pero únicamente para jugadores medicados es el Tenis Lostaló (deporte pausado, de ritmo imprevisible), en tanto “la ovalada” encontró su variante novedosa en el Eleanor Rugby.

No se practican con pelota clásica pero igual requieren de coraje deportes como el Turismo de Charretera (conocido como carrera march), el Caidismo (experiencia única, idéntica al paracaidismo pero sin globo); el Aladelitismo, que naturalmente no es para cualquiera, la Equitaxidermia –hipismo, pero sobre caballos embalsamados– y los Saltos Orgasmentales, deporte individual que puede resultar una alternativa interesante para cuando no hay equipo.

Otras posibilidades surgidas al voleo –como todas las anteriores– y decididamente inclasificables son las siguientes:

- Disícleto (bicicleta no positiva).

- Lanzamiento del Jabalí (una verdadera animalada).

- Lanzamiento de Jabalinda (imprescindible convencer a un número suficiente de modelos un poco anoréxicas) y la Debilucha (cachacascán entre las que se resistan).

- Lucha Liebre (competencia entre huelguistas de hambre).

- Tiro al Pichot (siempre y cuando Pichot se deje).

- Levantamiento de Cejas (halterofilia ligera).

- Baladelta (lanzamiento de aladeltistas).

- Parapuente (vuelo en parapente hasta chocar con un cruce peatonal de la Panamericana).

- Volovoyeurismo (vuelo a vela pispeando por las ventanas).

- Jockey sobre Patín (imprescindible la anuencia de una meretriz de dimensión apropiada).

- Turfo (carrera de caballos con baranda).

- Maratómbola (el ganador se decide por sorteo).

- Acrobatracia (malabarismo con ranas y sapos).

- Try-atlón (competencia múltiple de natación, ciclismo y rugby).

- Salto con Galochas (una verdadera reliquia, practicable en cualquier vereda capitalina en días de lluvia).

- Mezquitación (se practica seis veces al día, con caballos árabes).

- Halterofamilia (deporte de peso: padre ocupa el lugar de hijo, hijo hace de tía, la madre es la abuela, y así).

- Croqueteo (deporte de meras señales vanidosas, sin compromiso).

- Psicobochas (sólo se juega con la zurda).

Y por último, y por encima de todo, el nunca suficientemente valorado Parapete, porque ya se sabe: el que no juega, no mama.

Producción: @jjpanno, @carito66, @giostradicolori, @alejandrokafka, @guille250, y siguen las firmas...

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.