libero

Lunes, 26 de septiembre de 2011

FúTBOL › BOCA, QUE NO PIERDE, SE ENCONTRO CON ARGENTINOS, QUE NO GANA, Y EL RESULTADO FUE LOGICO

Por lo menos salvó la ropa del invicto

Acaso le pesó la seguidilla de partidos, o el dispositivo que armó Gorosito para contener a Riquelme, pero lo cierto es que en el balance el equipo local le llegó con más facilidad que de costumbre y pudo haberlo ganado al final.

 Por Adrián De Benedictis

Cuando se enfrentan los equipos que se ubican como extremos en la tabla, el líder es el que suele tener el escenario más favorable para poder profundizar esa condición. Sin embargo, Boca visitó ayer a Argentinos y no pudo exhibir el juego que lo depositó en la cima del certamen. A diferencia de lo que estuvo ofreciendo en sus últimas presentaciones, el equipo no consiguió tener la superioridad sobre su adversario, que incluso tuvo las oportunidades más claras para quedarse con la victoria.

Boca sigue sin perder en el torneo, llevando su racha a 19 encuentros, mientras que Argentinos continúa sin ganar en este Apertura, y ayer logró su primer punto bajo el mando de Néstor Gorosito. Pero a pesar de las realidades tan diferentes, en la cancha no se notó la diferencia que marcan los números.

Como primer paso en su nuevo ciclo, Gorosito diagramó un esquema para impedirle a Boca controlar la pelota con facilidad. Y entonces la tarea de los mediocampistas locales fue más efectiva que la de los visitantes. Entre Berardo, Basualdo y Brum hicieron que a Riquelme le costara manejar el circuito de su equipo, y el líder lo sintió. Pero a diferencia de la idea que venía desarrollando Boca, esta vez eligió avanzar con la pelota por arriba, y así todo resultó muy confuso y desordenado. Para colmo, como Argentinos tampoco desborda brillantez, el fútbol sufrió las consecuencias lógicas de esas dos posturas.

Las mejores acciones se dieron en La Paternal cuando los jugadores buscaron triangular cerca de las áreas, con el desborde por los laterales como premisa. Entre los arqueros, el más exigido fue Nereo Fernández, quien apareció para responder ante tres pelotas detenidas ejecutadas por Riquelme, y también ante una media vuelta de Roncaglia, que había llegado al área rival. Orion no tuvo tanta participación, debido a que Argentinos falló en el remate final: Brum le pegó alto en el área chica y, en el final, los ingresados Ramírez y Pablo Hernández también desperdiciaron sus chances por falta de precisión.

Los tres partidos que se jugaron en la misma semana tal vez conspiraron con el nivel de algunos futbolistas. La defensa de Boca, que venía siendo elogiada por la seguridad que transmitía, no pudo responder ayer de la misma manera. Si bien el puntero no recibió goles, los rendimientos de Schiavi, Insaurralde y Rodríguez no fueron los esperados. A eso le agregaron que en el momento de entregar la pelota, lo hicieron con pelotazos sin mucho criterio.

De esa manera, los delanteros Viatri y Mouche se vieron imposibilitados de superar a sus marcadores, y recién cuando se retrasaron unos metros, en los últimos instantes del partido, pudieron estar de frente al arco. El visitante buscó más en ataque sobre el final, pero Argentinos tuvo mejores opciones a través del contraataque, destacándose aquellas de Ramírez y Hernández.

Boca continúa con la tranquilidad que le da conservar la punta en soledad, pero la actuación de ayer dejó algunas alertas, teniendo en cuenta que iniciará la segunda parte del campeonato a partir de la semana próxima. Y la recta final determinará su verdadera identidad.

Compartir: 

Twitter
 

Laba controla la pelota ante Somoza, uno de los mejorcitos en Boca.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.