libero

Lunes, 24 de abril de 2006

AUTOMOVILISMO Y MOTORES › GANO EL GP DE SAN MARINO EN IMOLA

Schumacher hizo delirar a Italia

La Ferrari ganó su primera carrera del 2006, pese a un problema con las gomas. El campeón mundial Alonso llegó segundo.

 Por Pablo Vignone

Michael Schumacher y Ferrari volvieron a ganar en Fórmula 1. No fue en un fiasco como el último GP de los Estados Unidos sino en una auténtica carrera. En el Grand Prix de San Marino, corrido ayer en Imola, el piloto alemán derrotó con autoridad al campeón del mundo Fernando Alonso, contando a favor una Ferrari mejorada, un circuito impracticable en el que superar a los rivales es una quimera y un error de cálculo de los rivales, y suplió con sangre fría el drama de un juego de neumáticos defectuoso que casi le hace perder la victoria.

La Ferrari 248F1 que Schumacher puso en pole-position y con la que lideró casi todo el Grand Prix (salvo por las dos paradas que realizó) rindió, por primera vez en el 2006, más que el Renault R26, el horizonte técnico de la F-1 actual. ¿Por qué? En Imola sumó pistones flamantes que le permitían al motor rendir 400 rpm más (con la consiguiente mejora de potencia y velocidad), una nueva suspensión trasera para transformar esa potencia en tracción efectiva a la salida de las innumerables chicanas de Imola y flamantes detalles aerodinámicos. Con menos nafta en el tanque, Schumacher llegó a sacar más de 11 segundos de ventaja sobre Alonso tras una veintena de vueltas, cuando comenzaron las detenciones en boxes.

El juego de neumáticos nuevo que la Ferrari recibió en esa detención se deterioró rápidamente, al punto que, de vuelta a la pista, el español podía descontarle más de un segundo y medio por vuelta. Cuando la ventaja entre líder y escolta se esfumó, las características del circuito de Imola defendieron la vanguardia de la Ferrari.

Faltaban más de 10 vueltas para la segunda ronda de paradas, pero en el box de Renault calcularon que Alonso tendría chance de superar a Schumacher si se detenía antes que el alemán: la carrera sugería que debía ser a la inversa, es decir, aprovechar que el coche del campeón tenía más nafta. “En ese momento, Michael estaba rodando en 1m27s5, y en una vuelta hubiese sido posible pasarlo –explicó luego Alonso–. Pero, en la vuelta que yo paré, giró en 1m25s8, así que o antes estaba de paseo o hizo algo diferente. Luego Ferrari copió nuestra estrategia y ya no hubo nada que hacer.”

En el 2005 sucedió al revés: Schumacher lo corrió a Alonso las últimas 12 vueltas sin poder pasarlo. “Hubo momentos muy complicados con Alonso detrás. Pero sabía que, como se vio el año pasado, en Imola es casi imposible pasar”, señaló el alemán. “En un circuito normal habría sido posible ganar la carrera”, se lamentó el español.

En Imola, McLaren estuvo en otra liga, aunque Montoya haya alcanzado el podio. Más decepcionante fue el papel de Honda: Button largó en primera fila, pero rindió menos que los punteros y en una parada en boxes se llevó puesta la manguera de combustible...


LA CARRERA


F-1. 4ª fecha, GP de San Marino.
Imola, 62 vueltas, 305,609 km.
Piloto Auto Tiempos
1º Schumacher Ferrari 1h31m06s486
2º Alonso Renault a 2s096
3º Montoya McLaren a 15s868
4º Massa Ferrari a 17s096
5º Raikkonen McLaren a 17s524
6º Webber Williams a 37s739

Promedio del ganador: 202,322 km/h.
Record de vuelta: Alonso, en la 24ª, 1m24s569, a 211,098 km/h.
Campeonato: Alonso, 36 puntos; Schumacher, 21; Raikkonen, 18; Fisichella, Montoya, 15; Button, 13.
Constructores: Renault, 51 puntos; McLaren-Mercedes, 33; Ferrari, 30; Honda, 15; BMW-Sauber, 10; Williams, 8.
Próxima carrera: 7 de mayo en Nurburgring.

Compartir: 

Twitter
 

La Ferrari de Schumacher, delante del Renault de Alonso.
Imagen: AFP
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.