libero

Lunes, 26 de noviembre de 2012

AUTOMOVILISMO Y MOTORES › CON JOSé MARíA LóPEZ, CAMPEóN DEL SúPER TC 2000 EN POTRERO DE LOS FUNES

“Me reinventé a mí mismo como piloto”

Después de la frustración que fue no llegar a la Fórmula 1 en 2010 cuando el proyecto estaba anunciado, el cordobés atravesó un duro calvario hasta recuperar protagonismo y poder batir a Matías Rossi en una carrera supercaliente.

 Por Pablo Vignone

Desde San Luis

“Me tuve que reinventar a mí mismo –arranca José María López, el flamante campeón del Súper TC 2000–. Sufrí un duro golpe cuando se frustró mi llegada a la Fórmula 1 en 2010. Perdí todo lo que tenía y me quedé solo con mi familia. Algún boludo inclusive me gritó ‘devolvé la guita’... Y al principio estaba muy golpeado, quería ir rápido y no me salían las cosas. Pero nunca bajé los brazos, y por eso éste es el mejor logro de mi vida. Me siento mejor piloto que nunca.”

Pechito sufrió tres años desde aquel anuncio de la Casa de Gobierno, en enero de 2010 junto a la Presidenta, en un proyecto que naufragaba menos de un mes después junto al equipo USF1 y le arrancaba cruelmente su máximo sueño: el de correr en la Fórmula 1. Y lo sufrió hasta el final. En la vuelta 11 de las 18 corridas a fuego en esta fecha final de Potrero de los Funes, un incidente múltiple puso en riesgo su consagración. “¿Honestamente? Creí que lo perdía”, le reconoce a Líbero.

Su equipo, el PSG16, no lo tenía en los planes un año atrás. Pero se quedó sin representación oficial, sin sponsor y hasta sin piloto: el número 1 iba a ser Guido Falaschi... López arrancó 2012 corriendo sin suerte un Fiat y, cuando en la cuarta carrera se sumó al equipo del empresario futbolístico Fernando Hidalgo, tenía 69 puntos menos que el campeón Matías Rossi. Ayer le ganó el título por apenas 6,5 puntos y miles de polémicas.

“Matías me pegó a propósito, eso es lo que yo pienso”, opina del toque múltiple del giro 11 (ver aparte). “Me rompió la llanta y empecé a sufrir. El auto humeaba, saltaban los cambios, no podía doblar y faltando media vuelta se me paró el motor. El auto llegó de casualidad. No quiero ni acordarme”, apunta.

Un rato antes se había quebrado al bajarse del Focus campeón. “Después de lo que pasó no fue fácil para mí, viví con mucha tensión y...” El llanto no lo dejó terminar la frase. Ahora, más sereno, hila fino: “Estuve nervioso todo el fin de semana, la semana anterior me fui a Miami para venir más tranquilo. El golpe fue innecesario, me puso loco, no fue limpio, Matías me pegó en la goma y después siguió empujándome para afuera. Lo respeto mucho como piloto, pero a veces tiene sus momentos... Hay gente que quiere ganar a toda costa y los títulos hay que ganarlos con maniobras dentro de la ley, no así como intentó hacerlo él”.

Campeón del TC 2000 en 2008 y 2009, perdió todo para ir a la F-1. “Quise apurarme para volver a correr, para intentar dejar todo atrás, y no tuve los medios mecánicos idóneos. Hasta que volví a este equipo. Hubo muchas cosas en el medio que hicieron que éste no sea un título más. Alguien de arriba, el Barba o Guido nos guiaron.” El quinto lugar final alcanzó. “Todas las vueltas le pedía al auto que aguantara una vuelta más, una vuelta más.” Y le aguantó nomás...

Compartir: 

Twitter
 

- Pechito López festeja el título obtenido en el Súper TC 2000. Se lo ganó a Matías Rossi.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.