libero

Lunes, 24 de febrero de 2014

AUTOMOVILISMO Y MOTORES › VICTORIA APLASTANTE DE MATíAS ROSSI EN EL TC

Largó, aceleró y mató

El piloto de Chevrolet dio un paseo muy veloz en Paraná, prácticamente sin rivales. Ahora lidera el torneo junto al Pato Silva, el hombre de Ford que fue escolta.

Resultó ser un domingo poco ajetreado para Matías Rossi, en la segunda carrera del campeonato 2014 del Turismo Carretera, en Paraná. Entre la serie, que resultó la más veloz de la mañana, y la final anduvo a todo gas menos de 45 minutos. No transpiró en exceso, siquiera. Una demostración minimalista de superioridad, en menor escala a la que había demostrado quince días atrás otro Chevrolet, el de Guillermo Ortelli, en la apertura del certamen en Neuquén. ¿Será así tan sencillo para la marca el asalto al campeonato?

Mucho clima y mucho ruido en Paraná, como suele suceder cada vez que el TC visita esta plaza fuerte, pero poco entretenimiento. Rossi planchó a la concurrencia; Josito Di Palma, que todavía sigue buscando con denuedo su primer triunfo en la categoría, se vio traicionado por un semieje cuando era el único que podía seguir de cerca (ya que no plantearle batalla) a Rossi; su equipo se lo cambió en boxes y acabó 35º a cinco vueltas. “Con Josito, el final hubiera sido palo y palo, pero no creo que le hubiera alcanzado.”

Anduvo rápido el Misil de Del Viso con este Chevrolet con el que corrió el torneo 2012, a 170 km/h de promedio, pero convirtió la final en un efímero episodio de poco más de 35 minutos que no se compadece con los tremendos esfuerzos que se hacen para trasladar el circo del TC a cada pista. Poco espectáculo para tamaña inversión. Los coches van rápido, pero no se agitan tanto en la fila india, y el interés se angosta pronto en un momento delicado en el que el automovilismo argentino pierde adeptos irremisiblemente.

Quedará la duda sobre si el plato fuerte habría sido distinto con el local Mariano Werner peleando en la vanguardia. El subcampeón hipotecó su pole en un incidente con Juan Manuel Silva, en la primera vuelta de la serie. Se echaron culpas mutuas, pero lo cierto es que el entrerriano quedó fuera de combate (largó la final en el puesto 44º, llegó 21º) y Silva, que acabó quedándose con la serie, nunca fue rival para Rossi en la final, aunque ahora ambos comparten la punta del torneo.

“Tuve un auto ganador en las dos carreras; en Neuquén, por errores propios, no pudimos cerrar bien el fin de semana y acá pude aprovechar lo de Werner en la serie porque estaba seguro de que el suyo era el auto a batir”, reflexionó el vencedor. Para Rossi fue su duodécimo triunfo en 169 finales en TC (el último había sido el 28 de abril de 2013 en Olavarría) y el primero en Paraná, un circuito en el que se consagró dos veces campeón de TC 2000 (en 2006 y 2011), pero en el que nunca había logrado vencer en TC.

“Sabía que iba a ser difícil ganarle a Matías y fue lo que sucedió: en la vuelta 8 empecé a quedarme sin frenos, por lo que me preocupé un poco”, explicó el chaqueño. “Cuando quedé segundo, quise cuidar el podio porque me preocupaba correr en esas condiciones.”

El tercer lugar de Christian Ledesma remarcó el buen momento de Chevrolet, pese al pobre papel cumplido por Guillermo Ortelli, quien sólo pudo arribar en el 18º lugar. Tan desdibujado como el campeón Diego Aventín, para quien el torneo 2014 parece no haber comenzado. El motor de su Ford se rompió sobre el final, cuando ni siquiera viajaba entre los diez primeros.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.