libero

Lunes, 19 de enero de 2004

LO QUE DEPARARA EL BOXEO ARGENTINO EN EL 2004

Todo un año a las piñas

Omar Narváez, Jorge “La Hiena” Barrios, Pablo Chacón y Hugo Hernán Garay protagonizarán los mejores momentos de la especialidad en la temporada que comienza. Habrá que seguir de cerca a Hugo Garay, sin olvidarse de Jorge Castro.

POR DANIEL GUIÑAZU

Omar Narváez, Jorge “La Hiena” Barrios, Pablo Chacón y Hugo Hernán Garay serán los protagonistas de las emociones más fuertes que el boxeo argentino habrá de deparar en 2004. El afianzamiento de Narváez como uno de los campeones mosca más respetados y las posibilidades de Barrios y Chacón de combatir por los títulos del mundo de los superplumas y de Garay de llegar a tener una chance por la corona de los mediopesados de la OMB habrán de marcar las pautas de la agenda pugilística de la temporada. Sin olvidarse de que Jorge “Locomotora” Castro dará batalla a su manera buscando una chance final entre los mediopesados y de que una eventual e hiperpromocionada pelea suya ante Marcelo Domínguez, en el Luna Park, puede llegar a generar un fenómeno mediático que le sacuda la modorra al ambiente y le devuelva a la actividad por una noche el antiguo y nunca olvidado rumor de las multitudes.
Sin dudas, Omar Narváez será el boxeador a seguir durante los próximos doce meses. El 6 de marzo, en el Luna Park, habrá de defender su título ante el brasileño Reginaldo Martins o el mexicano Melchor Cob Castro. Y entre junio y septiembre, siempre que gane, lo espera en Europa el francés Brahim Asloum, ex campeón olímpico en 2000 en los Juegos Olímpicos de Sydney, campeón europeo de los moscas, invicto en 14 peleas y protegido de los poderosos hermanos Louis y Michel Acaries. Esa será la pelea más exigente del chubutense. Pero en lo técnico, en lo temperamental y en lo físico, tiene con qué dar respuesta. Narváez no es sólo el único campeón mundial que tiene la Argentina en la actualidad. De la mano de Carlos Tello, su preparador que vive poniéndolo a punto en el gimnasio Corral de Palos de la ciudad de Córdoba, Narváez es, también, el mejor preparado de todos, el más inteligente.
La renuncia que Acelino “Popó” Freitas hizo de los títulos superpluma de la AMB y la OMB les abrirá a Barrios y a Chacón amplias chances de llegar a pelear por un campeonato del mundo en 2004. En la Asociación, Barrios está 3º y Chacón 6º y en la Organización, Chacón figura 4º y la “Hiena” 6º, lo cual los pone en línea para discutir la sucesión del brasileño. Pero la situación no es la misma en cada entidad. Para la AMB, “Popó” era el campeón unificado y el campeón mundial regular sigue siendo el tailandés Yodsanan Nantachai, por lo cual una eventual selección tendrá el carácter de una semifinal, cuyo ganador deberá enfrentarse con Nantachai.
En cambio, la OMB no reconoce una segunda versión de su título superpluma. Según publicó el viernes último el portal de Internet Boxing talk.com, dos ex campeones del mundo, el cubano Joel Casamayor y el estadounidense Diego Corrales, pelearán por la corona vacante, el 6 de marzo venidero en el Foxwoods Resort y Casino de Ledyard, Connecticut. De ser así, tanto Barrios como Chacón deberán esperar que llegue el segundo semestre de 2004 para saber si tendrán o no la oportunidad más ansiada.
Barrios y su manager Mario Arano saben lo que les espera y obraron en consecuencia: contrataron como entrenador principal a Amílcar Brusa, como especialista en cortes al experto Miguel Díaz y decidieron que si surge una pelea importante en los EE.UU. se entrenarán 45 días antes con el santafesino en el gimnasio La Brea de Los Angeles. Chacón, por su parte, ha vuelto a dudar: desechó la oportunidad de enfrentar el 31 de enero en Caracas al noqueador venezolano Edwin Valero por desavenencias económicas con su manager Osvaldo Rivero, y por estas horas se rumorea que el 21 de febrero, el mendocino enfrentaría como liviano en Mar del Plata a Ricardo “Kojak” Silva en un combate en el que no tiene mucho que ganar y casi todo para perder.
Lo de Garay está al caer. Su victoria en España ante el rumano Alexander Lakatus por KOT en el 12º round lo colocó 3º en las listas de la OMB y su posición es lo suficientemente expectante como para vaticinarle una pronta ocasión ante el flamante monarca, el húngaro Zsoltan Erdei, quien el sábado en Karlsruhe (Alemania) le ganó la corona por puntos al mexicano Julio González. Que Garay tenga chances de ser campeón es otro cantar: si bien luce invicto en 19 peleas con 10 nocauts a favor, no parece estar maduro todavía para ir por el título.
También está Héctor Velazco buscando su lugar bajo el sol. En 2003, el “Artillero de Villa Gesell” vivió cuatro meses de gloria como campeón mundial de los medianos de la OMB entre su victoria en el Luna Park ante el insípido húngaro Andras Galfi y su derrota todavía cuestionada en Berlín ante el zurdo caminador Félix Sturm. Osvaldo Rivero propuso la revancha directa y Peter Kohl, el astuto manejador de Sturm, se la negó. La OMB tampoco se jugó demasiado: pese a lo cerrado de la decisión, depositó a Velazco en el 6º lugar del ranking y lo obligó a seguir participando. Habrá que ver si en 2004 se acuerdan de él.
Del resto de los boxeadores clasificados a nivel mundial, vale la pena destacar al welter santafesino Carlos Baldomir. Ubicado 3º por el CMB y la AMB y 10º por la OMB, ha hecho una excelente campaña fuera de la Argentina y hace cinco años que no pierde. Pero su condición de poco comercial y sus 32 años de edad hacen que los grandes promotores lo eludan siempre y le retaceen la chance que a otros se les otorga con demasiada generosidad. En febrero, tendrá una pelea dificilísima ante el zurdo danés Thomas Damgaard, primero en el ranking del CMB. Si gana, le juraron que irá contra Cory Spinks por el título mundial del Consejo. Será un acto de estricta justicia para este obrero del ring que hasta hace 4 años vivía de vender plumeros por las calles de Santa Fe.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.