libero

Lunes, 25 de marzo de 2013

FúTBOL

¿Quién defiende a la defensa?

 Por Adrián De Benedictis

Las luces, los flashes y todos los focos vienen haciendo centro en lo que exhibe el seleccionado argentino de mitad de cancha hacia adelante. Con Lionel Messi como valor anormal de lo que un futbolista puede desplegar, el resto de los acompañantes se mantiene a la altura para conformar un poder ofensivo envidiable. Esa lista la integran Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero –hoy lesionado–, Ezequiel Lavezzi, Angel Di María, Fernando Gago, Matías Montillo, Rodrigo Palacio, Maximiliano Rodríguez, Franco Di Santo, entre los convocados por el técnico Alejandro Sabella en los últimos meses.

En esa clara intención de buscar el arco rival con mucha gente, sólo aparece Javier Mascherano como el hombre que tiene que tomar mayores recaudos, y él es quien elige con minuciosidad en qué momento atravesar la línea media del campo de juego.

Pero el lugar donde el brillo escasea bastante es en el sector defensivo. La última línea de Argentina también descansa en lo que producen los nombrados anteriormente, y hasta el momento no logra transmitir la seguridad que se le reclama. Más allá de que recibió siete goles en diez partidos en estas Eliminatorias, apenas un gol más que Colombia –con un encuentro menos–, el rendimiento de los que integran esa zona es muy diferente a los demás. El arquero Sergio Romero viene alternando buenas y malas en la Sampdoria de Italia, con grandes atajadas y también con errores groseros que terminan con la pelota adentro de su arco.

Pablo Zabaleta tiene continuidad en el Manchester City, pero sigue con inconvenientes en el momento de marcar. Su predisposición a mostrarse como salida permanente por la derecha tiene que ver con su puesto natural: volante por esa franja. Ezequiel Garay es otro que juega casi siempre en el Benfica de Portugal, luego de un paso sin gloria por el Real Madrid. Si bien en el juego aéreo responde bien, cuando lo encaran con la pelota dominada no sucede lo mismo. Federico Fernández jugaba poco en el Napoli y fue cedido este año al Getafe de España, donde tampoco da muestras de firmeza. De Marcos Rojo se sabía poco cuando se desempeñaba en Rusia y recién ahora busca consolidarse en el Sporting de Lisboa portugués.

En Sudamérica parece alcanzar con estos defensores, pero los grandes interrogantes tienen que ver cuando aparezcan las potencias mundiales en competencias oficiales, no en compromisos amistosos. Desde 1990, la Selección Argentina no puede pasar más allá de los cuartos de final en una Copa del Mundo...

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.