libros

Domingo, 12 de agosto de 2012

A mi se me hace cuento

A lo largo de seis años (1986-1992), Puro cuento fue destilando conversaciones en torno del género y del quehacer literario con autores como María Elena Walsh, Carlos Fuentes, Saer, Bioy Casares, Donoso, Soriano, entre otros, reportajes que junto a seis ensayos del propio Giardinelli compusieron el volumen Así se escribe un cuento que ahora, veinte años después, se reedita por primera vez en la Argentina. Aquí se ofrece un recorrido oblicuo por varias definiciones y reflexiones de los diversos escritores consultados acerca del género más querido por los argentinos. Y, en coincidencia, no se puede dejar de destacar la reciente edición de los Cuentos completos de Abelardo Castillo.

 Por Angel Berlanga

Un relámpago, un momento en otro mundo, un capricho de Paganini, una ola, la gesta de aprendizaje de todo escritor, una estrella fugaz: eso puede ser el cuento según algunos de los escritores que Mempo Giardinelli entrevistó para la revista Puro cuento, que fundó cuando se restableció la democracia y él pudo volver del exilio.

A la par de un prolífico y reconocido trabajo como narrador (Luna caliente, Santo oficio de la memoria, Soñario, La revolución en bicicleta), y de sus faenas como periodista y articulista, Giardinelli viene desarrollando además un sostenido trabajo ensayístico, de estudio, docente; este último rasgo tiene señalamiento explícito respecto de Puro cuento en el prólogo que escribió para esta reedición: “Queríamos hacer docencia –evoca–. No solo recuperar el cuento como el género argentino más popular, sino enseñar, señalar caminos, y para eso no había más que reconocer y leer a los precursores, los maestros, los que habían dejado esas huellas profundas que en literatura y en arte llamamos influencias”. Una búsqueda, tal vez, de recomponer y dar fluidez a ciertos vasos comunicantes en esos primeros y temblorosos años de la democracia, tras el guadañazo que la dictadura produjo en la cultura (y en tantas otras áreas), y también de bucear en un estado de situación. Esa veta de estímulo de la literatura que fogonea vigorosamente Giardinelli tiene su continuidad y vigencia en libros como Volver a leer y en la ONG que dirige, que organiza en Resistencia el Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura, cuya 17ª edición comienza el próximo miércoles.

Así se escribe un cuento. Historia, preceptiva y las ideas de veinte grandes cuentistas Mempo Giardinelli Capital Intelectual 349 páginas

Así se escribe un cuento no es un recetario, ni propone otro decálogo, ni busca convertirse “en un manual del perfecto cuentista”, advierte Giardinelli. Funciona como puerta de entrada y recorrida por las experiencias, preferencias, afectos e influencias de los escritores entrevistados, con la doble perspectiva que dan sus miradas de aquel momento y la que puede proyectarse hoy, teniendo en cuenta además que muchos de esos autores murieron. Algunos nombres más calibrarán mejor el registro de este libro: Denevi, Daniel Moyano, Manauta, Kordon, Silvina Ocampo, Elsa Bornemann, Isidoro Blaisten, Skármeta, Filloy. Como define Giardinelli: “Una cátedra plural sobre el cuento”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.