libros

Domingo, 8 de junio de 2003

RESEñA

De senectute

Canción de viejo
Hugo Padeletti

Interzona
Buenos Aires, 2003

por Ignacio Miller

Se diría que la publicación de Canción de viejo de Hugo Padeletti (Alcorta, 1928) –ganador del Premio de Poesía del Fondo Nacional de las Artes 2003– no hace más que confirmar, en principio, la coherencia de una trayectoria poética de la que buena cuenta dan los tres tomos de su obra reunida, publicada en 1999 por la Universidad del Litoral con el título La atención, y que se refleja en la posesión de un estilo de inusual perfección. Coherencia y estilo, esas dos malas palabras que en variadas ocasiones se aplican erróneamente, confundiéndolas con las de tedio y repetición.
En el caso de Padeletti, el hecho de haber publicado el grueso de su obra recién a los sesenta años, con el inmediato reconocimiento y consagración de la crítica, bastaría para confirmar la seriedad y el cuidado que pone en su propia obra, de los que Canción de viejo no es excepción: como el mismo Padeletti explica en el prólogo, transcurrieron once años desde la primera versión hasta llegar a la que ahora conocemos, “más sintética, más patética, más redonda, más cantada”.
Canción de viejo está integrado por 28 poemas o secciones (31, si se consideran los poemas incluidos como variaciones, en dos casos), seguidos de tres poemas con título y dos encomiables versiones de “Navegando a Bizancio” de Yeats y “Rima infantil” de Edith Sitwell. Y, si bien en el libro es posible encontrar las marcas del “estilo Padeletti” (las rimas internas, la apropiación y recreación de formas métricas clásicas, la profusión de imágenes de la naturaleza, las citas explícitas o encubiertas, la combinación entre elementos de la sabiduría popular y de la cultura alta), aquí la profunda unidad del texto está dada, además, por esa suerte de visión in extremas res que constituye el dominio de la vejez. Desde este punto de vista, Canción de viejo puede leerse como un reflejo y un comentario que Padeletti hace de toda su propia obra, que es también su propia vida y, a la vez como una posibilidad de expandir la propia experiencia e interrogar e interrogarse sobre ella.
Sabida es la importancia que tiene en Padeletti la contemplación, en el sentido que posee esta noción en el marco del budismo zen. Pero, lejos de ser entendida como una pura receptividad pasiva, la contemplación, en Canción de viejo, funciona como el modo de aprehender la realidad. De ahí, entonces, que el resultado sea una poesía en la que, ritmo y sentido, concepto e imagen, se imbrican de una manera inescindible. La vejez es, en todo caso, el resultado de un proceso (correlativo al proceso de generación y corrupción en la naturaleza) en el que el acceso a la sabiduría consiste en el ejercicio de una continua perplejidad (el límite -.la muerte-. es la diaria “abolición en lo incierto”). En este sentido, el texto es, de por sí, la puesta en acto de este ejercicio, de manera tal que vejez, locura y muerte (como caras de la adversidad) toman la forma (gramatical) de una frase adversativa que elude cualquier sentencia. Por poner un solo ejemplo, si el poeta afirma “Ya no quiero quedarme. La amarilla/ retama se desecha/ donde cava el gusano/ y la hormiga cosecha”, en el poema siguiente es capaz de reconocer: “pero he sido la espiga/ del verano/ que granó bajo el rayo/ del Monarca africano”.
Juzgar este procedimiento como “dialéctico” suena, en el mejor de los casos, a una simplificación de lo poético. Quizá pueda ser más adecuado aplicar aquí lo que dijo alguna vez Joseph Brodsky sobre la poesía de Kavafis, y considerar que Canción de viejo es “la canción del péndulo”, lade la oscilación como única forma de equilibrio. El misterio no se puede negar ni develar –creeríamos que nos dice Padeletti–, sino que sólo se deja percibir y reconocer: “O la vida es la presa/ que depara otra presa/ a la tela de siempre// la misma araña aviesa,/ o depara un tesoro/ –si el avaro decrece–/ a la sombra del tilo// donde la violeta florece”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.