libros

Domingo, 7 de septiembre de 2003

RESEñA

El modelo argentino

HERIDAS URBANAS
Alejandro Isla y Daniel Miguez (coordinadores)

Editorial de Las Ciencias
Buenos Aires, 2003
330 págs.

Por Walter Cassara

Los seis detallados informes que se ofrecen en esta obra colectiva derivan, en buena parte, de observaciones de campo realizadas sobre distintos grupos delictivos con el fin de abordar el problema de la violencia urbana y su considerable progresión durante los últimos diez años, en el curso de los dos períodos menemistas, así como los cambios registrados en las modalidades del delito y el sistema de las instituciones disciplinarias. Se trata de someter a un riguroso examen empírico ciertas teorías bastante difundidas en el ámbito de la ciencias sociales, como las de Loïc Waquant y Ruth Stanley entre otros, quienes sostienen que la violencia urbana es el emergente de la aplicación indiscriminada de un modelo económico neoliberal que difunde, a nivel global, un feroz dispositivo de inclusión-exclusión del mercado de trabajo, en donde el Estado asume el papel de un oscuro carcelero o una fuerza represiva que demarca a secas, en el plano físico y también simbólico, quiénes deben quedar dentro y quiénes fuera del modelo.
Sin embargo, aplicadas al cambiante folklore del “caso argentino”, dichas variables teóricas se muestran algo refractarias, demasiado estandarizadas o incluso sofisticadas, y lo que dejan ver no es tanto sus normales imprecisiones como esa increíble y heterogénea caja de Pandora que resulta un país cuyo Estado no sólo actúa como carcelero sino que es, al mismo tiempo, una fuente material del delito, con un status jurídico puesto siempre bajo sospecha y una policía que, junto con sus funcionarios, responde a un patrón mafioso cosechado durante los sucesivos gobiernos militares.
En la hipótesis que desarrollan los autores, la noción de un Estado como brazo armado del neoliberalismo es imposible de aplicar en un contexto social completamente escurridizo y versátil, ya que “a diferencia de lo que sucede en Irlanda, donde se enfrentan `ejércitos’, con doctrinas, estructuras organizativas y jerárquicas, en la Argentina la formación de la violencia reconoce una frontera lábil entre los sectores en disputa. En la práctica esto produce un enfrentamiento cotidiano que remeda una guerra, y que genera muertos y heridos de ambos lados, por la disputa de territorios y el control de recursos ilegales: drogas, prostitución, peajes de diferentes tipos de robos, etc.”.
A partir de los datos recabados en una villa miseria del conurbano bonaerense y de tres barrios periféricos entrerrianos, así como de la observación etnográfica de diferentes centros disciplinarios, los autores de Heridas urbanas, en su mayoría provenientes del campo de la antropología social, coligen que estamos muy lejos de la sociedad estudiada por Hobbes y Loïc Waquant, y que el supuesto de un Estado como autoridad plural y absoluta que puede garantizar la seguridad de los bienes y las personas en un mundo civilizado que, sin embargo, tiende permanentemente al conflicto, se hace trizas al trasplantarse al suelo argentino, donde el Estado ha perdido toda credibilidad por parte de los ciudadanos, se revela incapaz de contener la violencia delictiva e incluso la fomenta desde la corrupción crónica de sus instituciones.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.