libros

Domingo, 18 de diciembre de 2005

NOTICIAS DEL MUNDO

La posibilidad de una isla

El escritor y periodista francés Alex Capus acaba de publicar La otra isla, una biografía sobre Robert Louis Stevenson que trae como frutilla del postre una revelación inédita. Según Capus, Stevenson terminó sus días en Samoa persiguiendo el rastro de la verdadera isla del Tesoro. Y claro, como era de esperar para redondear la primicia: es casi seguro que la encontró.

El autor de la biografía contó que recibió una llamada de un lector holandés, Walter Hurni, quien le juró haber dado con la verdadera isla del Tesoro luego de rastrear diversos mapas náuticos. No muy lejos de la Samoa referida por Stevenson, existía una segunda isla en la que casi nadie antes había puesto los ojos. Excepto el propio autor de El extraño caso de Dr. Jeckyll y Mr. Hyde. El tesoro perseguido por Stevenson sería el de la iglesia de Lima, que los españoles habían confiado a un británico, el capitán Thompson, para que lo salvaguardara de los independentistas. Del tesoro no se supo nunca más nada. Y la otra isla, donde el gran escritor escocés, entonces, lo habría encontrado es Cocos Eylant, situada a 267 kilómetros de Samoa. Lo cual cierra bastante a la hora de pensar que Stevenson pasó los últimos cinco años de su vida en Samoa, pese a que el clima de ahí no era nada recomendable para un tuberculoso como él.

Hundida y publicada

La editorial española Salamandra ha publicado en castellano Suite francesa, una novela inconclusa que permaneció más de 60 años dentro de una valija y que fue escrita por Iréne Némirovsky, hija de una rica familia judía procedente de San Petersburgo que, luego de licenciarse en Letras por la Sorbona, inició una exitosa carrera literaria. Fue entre los años 1941 y 1942 que Némirovsky se dedicó a la escritura de Suite francesa, en la que compone un retrato intimista sobre los días previos a la invasión alemana y el éxodo masivo de París después de que cayeran las primeras bombas en junio de 1940. Y planeado como una sinfonía en cinco partes (tomando como modelo la Quinta de Beethoven) de 1000 páginas, al momento de ser detenida (y finalmente ejecutada en Auschwitz en 1942), la autora ya había dejado escritas las dos primeras partes y las notas de la tercera. En la presentación de la edición española, su hija Denise Epstein hizo hincapié en los avatares por los que pasó el manuscrito, ya que fue metido en una valija, con la que ella y su hermana Elisabeth viajaron clandestinamente por toda Francia, huyendo de los gendarmes, una vez que sus padres ya habían sido ejecutados en Auschwitz. Finalmente decidieron confiarlo al Instituto de la Memoria de la Edición Contemporánea y su posterior publicación se convirtió en uno de los éxitos literarios de Francia en 2004.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.