libros

Domingo, 19 de noviembre de 2006

NOTICIAS DEL MUNDO

VOLVER

Al parecer, la espera no fue en vano. Treinta años después de su exilio en París y a veintidós años de su publicación original, la primera edición de La insoportable levedad del ser en su tierra natal fue todo un éxito, ya que los 10.000 ejemplares quedaron agotados de inmediato, según informó la editorial Atlantis, en Brno, su ciudad natal.

La partida de Kundera se habría originado a raíz de una fuerte disputa con el escritor y ex presidente checo Vaclav Havel; aunque al día de hoy el ex primer mandatario cuenta con cierta simpatía que una vez un hombre lo abordó con una pregunta en un inglés muy confuso, a lo cual él respondió “sí” y le firmó un autógrafo pese a que no había entendido sus palabras. Poco después alguien le aclaró que la pregunta del hombre había sido: “¿Usted es Kundera, no?”. En todo caso, el gran interés por la obra en cuestión, si bien es entendible, también resulta sorprendente ya que la relación del autor con su patria se considera irremediablemente deteriorada desde su huida de Checoslovaquia. De todas formas, algunos medios locales lo trataron como un verdadero hijo pródigo, apresurándose a recuperarlo para la literatura nacional. La foto de Kundera ocupa la tapa del último número de la revista Tyden, que celebra la publicación del libro como “un hueco que finalmente fue rellenado”: “Damos la bienvenida a la novela que se convirtió definitivamente en una parte de la literatura checa”, reza el artículo corres-

pondiente. Además, el renombrado diario Lidove noviny eligió La insoportable levedad del ser como libro del mes, mientras que el periódico de mayor tirada, Mlada fronta Dnes, vaticinó: “La edición aclaró muchos mitos sobre Kundera”. Pero no todas fueron rosas ya que el diario Pravo, por ejemplo, recordó la mala relación del autor con su patria y especialmente con la industria cultural checa; lo cual ejemplifica con varias anécdotas, por ejemplo que Kundera prohibió toda nueva edición de sus obras en idioma materno ya que “no tenía tiempo para editar el texto”, o que toda vez que visita su ciudad natal, Brno, Kundera se registra en los hoteles con un nombre falso.

ALLA LEJOS Y HACE TIEMPO

En una reciente entrevista concedida a El País de España, José Saramago declaró que su nuevo libro, Las pequeñas memorias, “no tiene nada de literatura porque para hacerlo sólo me concentré en recordar, con más o menos precisión”. El autor de El hombre duplicado agregó que “éste es el libro que haría si no hubiera ganado el Nobel e incluso si no fuera escritor, responde a un capricho que tengo a esta altura de mi vida: decidirme a recordar lo que fui de niño”. Por otro lado declaró que rechazó la propuesta de su editor de alargar el libro hasta las 400 páginas porque “si hubiera hecho eso, estaría haciendo literatura, y acá sólo me interesaban los hechos”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.