libros

Sábado, 13 de julio de 2002

El perverso literal

por Gustavo Charif

Un día me llamó Fernando por teléfono para preguntarme si podía escribir algo sobre un cuadro mío para integrarlo a una muestra en Normandía. Le dije que sí, fantástico. Dos días después volvió a llamar: “¿Está usted seguro de que puedo escribir algo sobre el cuadro?”. Pero sí, cómo no voy a estar seguro. Cuando llegué al museo, mi cuadro abría la muestra. Cuando lo vi me di cuenta por qué Fernando Arrabal insistía tanto en mi autorización: había escrito algo sobre mi cuadro, esdecir, sobre la tela. Quedaba perfecto, era un poema escrito sobre el cielo de la pintura. Fernando hace esas cosas con absoluta inocencia; según Kundera, Arrabal es un gran jugador. Incluso cuando desafía a Castro o a Franco, Arrabal está jugando como un niño, como un perverso.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • El perverso literal
 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.