no

Jueves, 23 de septiembre de 2010

LAMB OF GOD

Corderos en la madrugada

El cantante Randy Blythe es famoso por su mal carácter.

 Por Mario Yannoulas

Como pocas veces, la promesa de la gacetilla de prensa parece acertada: “La banda más esperada del metal llega a la Argentina”. No hay consenso acerca de cuál es esa banda, pero sí que la llegada de Lamb of God es un evento importante para los seguidores locales del heavy metal. Eso explica que hayan tenido que agregar una función a la agendada originalmente. Con la popularización de su segundo disco, New American Gospel, en la madrugada de la década pasada, un nuevo horizonte se abrió en el heavy metal, más precisamente donde calan hondo las voces estruendosas, los riffs oscuros –a veces lacónicos– y las baterías pujantes, agresivas. La aparición y desarrollo de Lamb of God en la escena fue y es, para el género, una bocanada de aire fresco, no porque hayan inventado algo demasiado nuevo sino por haber combinado con gusto características de distintos estilos (groove, thrash, hardcore punk y hasta death metal), amalgamados gracias a cierto virtuosismo práctico. Mientras muchos pulían la técnica en pos de propuestas cada vez más melódicas, los cinco de Richmond la usaban para exorcizar su furia con la potencia de mil camiones en marcha. Los atronadores alaridos del polifónico cantante Randy Blythe –-famoso por su carácter podrido– resuenan como un ladrido incansable al paredón que construyen los guitarristas Mark Morton y Willie Adler, y el baterista Chris Adler.

La disrupción que Lamb of God produjo en la escena norteamericana como una banda auténtica y contundente llevó a que algunos los compararan con Pantera. “Eso nos produce muchísimo orgullo. Son muchas las formas en las que nos gusta Pantera, y son muchas las formas en las que creo que era mejor banda que nosotros. No somos completamente diferentes, pero nunca intentamos ser Pantera. Ellos fueron una influencia, definitivamente, pero no la única”, responde el bajista John Campbell desde un hotel en Cincinnati, Ohio. Después de diez años de carrera, en la que lanzaron seis discos de estudio irreprochables, más uno en vivo, Lamb of God se arrima a Latinoamérica por primera vez. Uno de los emblemas de la denominada “Nueva Ola del Metal Americano” –más bien un tsunami donde se los junta con decenas de bandas de los ‘90, pero donde destacan los contemporáneos de Mastodon y Machine Head, entre otras– trae para presentar Wrath, su último trabajo de estudio. “Con Wrath nos preocupamos en serio porque todo fuera perfecto”, detalla el bajista. “Hace años que los promotores nos vienen diciendo que sería bueno bajar allá, que había posibilidades, pero siempre estábamos en una gira diferente. Esperamos locura, muchos metaleros sacados saltando y cantando los solos de guitarra”.

* Lamb of God se presenta el lunes 27 y el martes 28 en El Teatro de Flores, Av. Rivadavia 7800. Desde las 18.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.