no

Jueves, 21 de marzo de 2002

CINCO ESCRACHES PARA RECORDAR

Adonde vayan...

Ernesto Weber: Este subcomisario retirado actuó en el grupo de tareas 3.2.2, responsable de 3500 víctimas durante la dictadura. Se lo conocía como “220”, nombre que hace innecesaria cualquier explicación. H.I.J.O.S. lo escrachó el 7 de octubre de 2000, en su casa de Floresta. “Hicimos un recorrido por el barrio y la gente se sumaba todo el tiempo. Cuando llegamos a donde vivía Weber, había unas quinientas personas del barrio. Fue muy impresionante”.

Miguel Etchecolatz: El 9 de setiembre de 1999, H.I.J.O.S. escrachó al responsable de “La noche de los lápices”. Fue el más concurrido y el que más represión policial tuvo. Los manifestantes terminaron refugiándose en la Facultad de Ciencias Sociales, pero la policía arrojó gases adentro. “Como el tipo vivía en Pueyrredón y Córdoba, después aprovechamos cada marcha que pasaba por ahí cerca para escracharlo de nuevo”.

Samuel Miara: Por tratarse de un apropiador (además de torturador y violador), éste fue especial. Se hizo el 5 de mayo de 1998, frente a su casa de Chubut 4437, en Ciudadela, pero también hubo uno simultáneo en Francia. “Fue el primero en el que volanteamos puerta a puerta, con un laburo territorial impresionante. Ibamos todos los días en tren. Fue un trabajo detallado y muy cuidadoso, porque queríamos cuidar a los mellizos Reggiardo Tolosa, los chicos de los que se apropió Miara”.

Aldo Rico: el intendente de San Miguel, además de haber liderado el levantamiento de Semana Santa, integró el Grupo de Tareas 1 de la Escuela de Infantería de Campo de Mayo (liderado por Guillermo Suárez Mason). El 28 de noviembre, H.I.J.O.S. se movilizó hasta la tierra de Rico para denunciar que sigue con “su política fascista de hambre, represión y discriminación”. “Fue la primera vez en la que hicimos un preescrache y que sumamos a las fuerzas vivas del barrio”, recuerdan hoy.

1º Escrache Móvil: Página/12 lo describió como “una visita guiada y sobre ruedas por los edificios del horror”. La recorrida comenzó frente a la Casa de la Provincia de Buenos Aires, donde se escrachó al actual ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Ruckauf, quien en 1975 firmó un decreto para “aniquilar” la subversión. Siguió frente a la casa del médico represor Jorge Magnaco (ver nota central); luego frente al departamento de Alberto Durand Sáenz, ex jefe del centro de detención clandestina El Vesubio. El final ocurrió frente a la residencia de Emilio Massera y Antonio Bussi (en Libertador y San Martín de Tours). “Dijimos que íbamos a volver y volvimos, o sea que cumplimos con nuestra promesa”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.