no

Jueves, 21 de marzo de 2002

H.I.J.O.S. POR EL MUNDO

La canción es la misma

Por Cristian Vitale

Uruguay
HIJOS-Uruguay nació a mediados de la década pasada, en la presentación del libro Sara buscando a Simón, de Sara Méndez. Allí estaban presentes tres integrantes de H.I.J.O.S Capital (Argentina), y también algunos hijos de exiliados y de asesinados uruguayos. “Ahí nació la iniciativa de conseguir la lista de otros hijos para llamarlos y reunirnos. El único material al que tuvimos acceso fueron los teléfonos que conseguimos en el grupo de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos”, explica uno de los fundadores. La primera actividad pública de la organización fue una concentración frente al Comando del Ejército en Montevideo, lugar en el que se presentaba una muestra de armamento. Los escraches llegaron al tiempo. “El primero que hicimos fue a José Nino Gavazzo, uno de los personajes más siniestros de lo que fue la represión durante la dictadura uruguaya. En aquella oportunidad manifestamos a unas cuadras de su casa (José Martí 3067), denunciando en su barrio y en toda la población quién es y qué hizo. Estos personajes amparados y protegidos por una ley inhumana y desprovista de toda lógica y razón se escudan en el anonimato debido al escaso conocimiento que tiene la gente sobre ellos.” El 27 de junio de 2001 –el día del 28º aniversario del golpe de Estado en Uruguay– se realizó una marcha con más de 15 mil personas, bajo la consigna “Una ley inmoral nadie tiene que cumplirla”, en referencia a la ley de caducidad de las leyes de Punto Final y de Obediencia Debida en la Argentina. El 24 de noviembre del año pasado escracharon la casa del coronel Manuel Cordero, en Atlántida (Calle 10 y 5). Cordero es uno de los principales torturadores y ejecutor del nefasto Plan Cóndor, especie de Mercosur del terror.

Francia
Marie Laure Stirnemann –integrante de HIJOS Francia– asegura que la sociedad francesa aprecia mucho el trabajo de la agrupación. “Los franceses piensan que el único responsable de las dictaduras argentinas fue Estados Unidos, que es un país muy mal visto. Y no implican a Francia en el tema. Pero nosotros estamos tratando de contarles que el ejército francés también jugó su rol en las dictaduras americanas. Sobre esa base se fundamenta nuestro trabajo de memoria”, explica. La agrupación cuenta con un periódico que se edita cada dos meses, organiza charlas y debates, presenta películas y participa en programas de radio. “Cuando vino Menem, la policía nos molestó, nos robó nuestras pancartas y volantes. Pero fue un caso aislado, porque aquí es imposible organizar una marcha o un evento sin una autorización previa de la policía.” La agrupación nació el 24 de marzo de 1996, está compuesta por diez integrantes y el mayor escrache fue en mayo del 2001, contra el Plan Cóndor, en el que interactuaron las agrupaciones de Francia, Argentina, España, Chile, Uruguay, México y Suecia.

Chile
Al escrache le dicen “funa”, pero ésa es la única diferencia con los de la Argentina. La organización nació como efecto de las vigilias de un puñado de jóvenes en la sede de la Agrupación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos durante el juicio a Pinochet en Londres, y se constituyó formalmente en octubre del 2000 como Acción, Verdad y Justicia (AJV-HIJOS, Chile). Al principio eran no más de un centenar, pero ya superan los setecientos miembros. Los “funados”, al día de hoy, son varios: Alejandro Forero, médico y supervisor de torturas en campos clandestinos, hoy accionista en la paqueta clínica Indisa; Emilio Sajuria Alvear, integrante de la DINA (la policía secreta de Pinochet) y hoy empleado de Telefónica de Chile (“un claro ejemplo de nexo explícito entre poder económico yterrorismo de Estado”); Miguel Krassnoff Martchenko, uno de los jefes del Plan Cóndor; Beatriz Undurraga, periodista del diario El Mercurio, uno de los principales responsables del derrocamiento de Salvador Allende en 1973; y Germán Barriga Muñoz, torturador e integrante de la DINA. El 23 de junio de 2001, cuando intentaron “refunar” al empresario trasandino Ricardo Claro, fueron severamente reprimidos por fuerzas especiales de carabineros. Bajaron de tres micros, los mojaron, les pegaron y detuvieron a 50 personas de un total de 180. “La razón de esa protección es evidente: Claro mantiene excelentes relaciones con el poder político y también con los carabineros. Formó parte, además, del directorio de la empresa Elemental, que entregó a sus trabajadores para que los asesinaran durante la dictadura. Y hoy mantiene su poder: es dueño de las empresas Cristalerías Chile, Viña Santa Rita, Metrópolis Intercom, Megavisión y Bazuca.com.”

México
Verónika fue un personaje central en el origen de los HIJOS mexicanos. En 1996, ella le cuestionó a la canciller mexicana, Rosario Green, la responsabilidad de trabar la extradición del represor argentino Ricardo Miguel Cavallo, responsable de 227 secuestros de personas. Ese fue el punto de partida para el surgimiento de JIJOS, como le dicen a la agrupación en México. Después de algunas acciones, el grupo se dispersó, pero renació a principios de 1999, para exigir la extradición del torturador de la ESMA a España. Sin embargo, las cosas se complican para los JIJOS mexicanos. Una limitación jurídica, extraída del artículo 33 de la Constitución, les impide actuar en política interna por su carácter de argenmexes –hijos de argentinos desaparecidos, radicados en México– no nacionalizados. La agrupación también sumó hijos de mexicanos desaparecidos pero, por ahora, son pocos: no más de 25. Pese a las dificultades, los JIJOS no piensan bajar los brazos.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.