radar

Domingo, 2 de febrero de 2014

INEVITABLES

TEATRO

Haya

Luego de la muerte de su padre, Haya decide volver al pueblo de su infancia para recuperar algunas imágenes de su pasado. Se alojará en el Hotel Goitías, conocerá a Santiago, su conserje, y se aventurará a un universo mágico y difuso construido a cuentagotas: la estancia del paraje La Paloma y el mito de las hermanas caballo. Haya se enfrenta a rompecabezas de pollos, perros y tormentas con los que había convivido desde muy chica y ahora son imágenes confusas. Pero la llegada de Juan, un viejo amigo que le está siguiendo el rastro hasta La Paloma, parece revelar algunos grises de su búsqueda infinita. Primera obra como directora y dramaturga de la actriz María Laura Santos y narrada a través de la mirada de una joven heroína que bien podría ser sacada de las películas de Miyazaki, Haya es una suerte de historia de iniciación, con ese color japonés, pero también se instala entre los mitos del campo, las carneadas y las fiestas.

Miércoles, 21 hs. Teatro del Abasto, Humahuaca 3549. Entrada: $ 90.

La maestra serial

Una maestra descendiente de aquellas primeras maestras bostonianas traídas por Sarmiento queda afuera de la escuela. Se calza los zapatos de taco para enfrentar la calle, su intención no es seducir sino aparentar. Ahora la ciudad feroz y salvaje es su aula. Ella es bárbara y hace uso de la palabra para matar. En su declaración policial expone su plan de exterminio de la ignorancia y justifica su conducta advirtiendo cómo y por qué fracasó el proyecto de la instrucción pública. Reestreno de esta pieza que fue uno de los sucesos del año pasado, obra de Gonzalo Demaría, con dirección de Martín Blanco y actuación de Lucila Gandolfo.

Domingo a las 20 hs., el Camarín de las Musas, Mario Bravo 960. Entrada: $ 100.

MUSICA

Los Espíritus

Uno de los discos locales del año pasado fue, sin dudas, el debut del sexteto de Santiago Moraes y Maxi Prietto, que se fue armando casi de casualidad, de reunión en reunión. Cada una de esas reuniones dio como fruto un EP —Lo echaron del bar (2011) y El gato (2012)— que sirvieron de base para un álbum que, como los EP, primero colgaron en bandcamp, y recién a fin de año tuvo la edición en CD que ya se puede conseguir en las disquerías alternativas. En la licuadora de palabras con la que el grupo juguetea en la definición de su música para el site, las primeras que aparecen son devocional, espiritual y góspel. Pero las tres siguientes son las que mejor los retratan: rock, Argentina y blues. Pappo y Morricone enrollados en el mismo cigarro. Porque hay algo de hipnótico y psicodélico en Los Espíritus, pero también mucha ironía, cuelgue y viaje. “Jesús rima con cruz”, sí, como repiten en el tema del mismo nombre, pero también “en cada mañana hay una galaxia abriéndose”, según reza en esa maravillosa canción llamada “Los desamparados”.

Lefunders

Aunque la ola de tapa parezca apenas un homenaje —con alguna bizarrez, es cierto— a la de Hokusai, al desplegar el cartón del CD queda claro que no es una simple ola, sino la de un maremoto, dispuesta a luchar por su derecho a arrasar la ciudad con Godzilla, que ya está dedicado a eso. Así se presenta este cuarteto de surf instrumental desde la portada de su flamante álbum debut, con las guitarras al frente, con mucho reverb y sonido valvular, bajo y batería. Los Lefunders son de la zona norte de Buenos Aires, y su primer disco —después de batallarla durante años— incluye dos covers: uno (“Nitrus”) en honor al prócer de la guitarra surf Dick Dale y otro (“Comanche”) saludando a Tarantino y su Pulp Fiction.

DVD

El libro de la selva

No es un aniversario, pero bienvenida sea la edición en DVD de esta película extraordinaria, en versión animada —cuando todavía estaban los grandes maestros del período clásico en Disney—, de las historias de Mowgli, de Rudyard Kipling, que ya había sido filmada en Inglaterra por Alexander Korda. Estrenada en la navidad del ’67, dirigida por Wolfgang Reitherman —que ya había hecho La noche de las narices frías y luego haría Los aristogatos—, en su momento fue recibida como un clásico instantáneo a la altura de Dumbo. Se trata de una película sencilla, desembozadamente divertida y musical, que no narra mucho más que un cuento pequeño: la historia de iniciación de Mowgli, la conquista de sus propios miedos, y su enfrentamiento al rey de la selva. A diferencia de la edición en VHS, que fue lo único disponible por años, este lanzamiento incluye la necesaria versión doblada al castellano, pero también voces originales y subtítulos, y varios extras: una escena eliminada (“El personaje perdido - Rocky El Rinoceronte”), la Disneypedia ¡Selvamanía!, y una introducción a cargo de Diane Disney Miller, hija de Walt.

Samurái X

Basada en un manga ambientado en la era Meiji, la película de Keishi Otomo actualiza con sus abundantes efectos digitales un subgénero notable pero ausente de las salas locales. Su historia es la de un ronin —un samurái sin amo— que, como suelen hacer estos muchachos en este tipo de films, va por ahí predicando el pacifismo mientras les rompe la jeta a patadas a unos cuantos. Destinado a un público obviamente adolescente, el comic original de Nobuhiro Watsuki se centra en Kenshin Himura, reclutado a los 14 para integrar un escuadrón cuya misión principal es asesinar a los cohortes del shogunato. “Máquina de matar”, le dicen, por su fría eficiencia, pero cuando la dinastía Meiji es finalmente restaurada, pasa a vagar la tierra sin rumbo, haciendo justicia por ahí a modo de expiación por los asesinatos cometidos en su vida anterior. Una locura, pero una locura entretenida.

CINE

Road Movies

El cine de caminos tiene como destino varios propósitos, a los que se puede llegar por las más diversas rutas, como bien lo prueba este ciclo que ocupará la sala del Malba durante todo el mes que acaba de empezar. “Son películas que expresan una búsqueda, un escape, un deseo de espacio, de descubrimiento y de nuevos encuentros. Muchas veces un errante o un grupo de errantes viajan con un objetivo pero otras veces simplemente viaja, como parte de un proyecto de vida inclinado hacia la libertad, la búsqueda espiritual, o el rechazo del sistema”, arenga la introducción al programa. Su impresionante seleccionado incluye Lo que sucedió aquella noche, de Frank Capra; Sólo vivimos una vez, obra maestra de Fritz Lang; La diligencia, de John Ford; la tensísima El salario del miedo, de Henri-Georges Clouzot, con Yves Montand, Charles Vanel, un camión cargado de nitroglicerina y la ruta más inestable de la historia del cine; La strada, de Fellini, Más corazón que odio, de Ford; la acaso menos recordada El 41 (de Grigori Chukhrai, 1956, drama amoroso entre una guerrillera revolucionaria y un oficial zarista, “que es a un tiempo su amante y su enemigo”); y mucho más. Para volverse locos.

Durante todo febrero en el Malba, Av. Figueroa Alcorta 3415

Retrospectiva Jafar Panahi

En su 65º aniversario —y mientras una de sus sedes fundamentales, la sala Lugones, permanece cerrada por refacciones—, la Fundación Cinemateca Argentina inaugura alojamiento temporario en el céntrico cine BAMA, con una retrospectiva dedicada al cineasta iraní Jafar Panahi, a tiempo para acompañar el estreno de su película Esto no es un film. Hoy se dará El globo blanco (Badkonak-e Sefid, Irán, 1995); escrita por Kiarostami, sobre una niña y el difícil camino que debe seguir para comprar un pez dorado en Año Nuevo; mañana será el turno de El círculo (Dayereh, Irán, 2000), historia de mujeres en peligro y obligadas a tomar decisiones desesperadas y crueles; y el martes el de Offside (Irán, 2005).

Hasta el miércoles 5 de febrero, en el BAMA Cine Arte, Av. Roque Sáenz Peña 1150.

TELEVISION

Bonnie & Clyde

Ya hubo una película que se encargó de contar esta historia de manera inmejorable, la de Arthur Penn con Warren Beatty y Faye Dunaway, estrenada en 1967 y considerada por Peter Biskind en su libro Moteros tranquilos, toros salvajes (Anagrama) como la apuesta que marcó el comienzo del gran cine estadounidense de los años ’70. Sin embargo, la leyenda es tan buena que bien vale una reversión, capaz de llamar la atención de todos esos adolescentes refractarios a cualquier cosa que se haya filmado hace más de diez años. Emile Hirsch (el de Hacia rutas salvajes) interpreta a Clyde Barrow; Holliday Grainger (Los Borgia) a Bonnie Parker, y juntos son la pareja de delincuentes más famosa de los Estados Unidos de la Gran Depresión. Declarados enemigos públicos, fueron perseguidos con saña durante tres años debido a su larga lista de robos a bancos, comercios y estaciones de servicio y abatidos en 1934 tras la emboscada que les tendió el ranger texano Frank Hamer (William Hurt). Muertos a los 23 y 25 años de edad (ella y él respectivamente) se convirtieron en un mito perfecto para el cine y la TV, capaces de capturar toda una época en su esplendor y oscuridad. Dirige Bruce Beresford, alguna vez famoso por Conduciendo a Miss Daisy.

Hoy y mañana a las 21, por The History Channel.

Black Sails

Comandada por Michael Bay, un productor con afecto por las cosas estruendosas, esta suerte de precuela de La Isla del tesoro, de Stevenson, parece intentar capitalizar la resurrección de un género clásico instigada por la serie Piratas del Caribe. La cosa transcurre durante la “Era de Oro” de los bucaneros: corre 1715 y en las “Indias occidentales”, los piratas de New Providence son declarados, por la amenaza que representan para el comercio marítimo, “enemigos de toda la humanidad” por las leyes de todas las naciones civilizadas. A esto, los tipos del parche, el loro y la calavera responden declarándole “una guerra al mundo”. El programa tiene sus baches, pero el relato es fluido, animado y todo su reparto —Toby Stephens a la cabeza— es excelente, así que al abordaje.

Domingos a las 22, por Moviecity.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.