radar

Domingo, 4 de julio de 2010

FAN › UN FOTóGRAFO ELIGE SU IMAGEN FAVORITA: FACUNDO DE ZUVIRíA Y LA CABALLERíA VICTORIOSA DE RAúL CORRALES

¿De qué color es el caballo rojo de la revolución?

 Por Facundo de Zuviria

Caballería de 1960 es la foto más famosa de Raúl Corrales, fotógrafo de la Revolución Cubana desde sus orígenes guerrilleros en la Sierra Maestra: testigo, cronista y partícipe del movimiento liderado por Fidel Castro.

Esta imagen fue tomada en el primer aniversario de la Revolución, con todos los protagonistas entrando a caballo en La Habana, sonrientes y con banderas: una imagen épica que parece del siglo XIX, con estos guerreros idealistas embanderados en el proyecto socialista que a todos nos llenó de ilusión.

Toda fotografía es una huella: Caballería es la huella de una ilusión que tuvo lugar en los años ‘60. Representa la Revolución, así, con mayúscula: la idea romántica de un cambio drástico y profundo que estaba en marcha en la América nuestra, un cambio destinado al éxito y a llevarnos a todos, desde nuestros corazones (más que desde la razón), hacia un mundo de hermanos donde una justicia distinta e inédita era posible, e incluso probable.

Yo, personalmente, creí en ese sueño. La foto sigue representando para mí ese ideal de libertad y justicia, toda la esperanza de un momento extraordinario que hoy parece tan lejano, una ilusión del pasado.

Es difícil hablar formalmente de esta fotografía: su composición es clásica y equilibrada, el punto de toma elegido está a la misma altura de los fotografiados, en el centro del camino. Es una foto espontánea y objetiva, que no busca “endiosar” a los protagonistas, quienes demuestran una gran simpatía por el fotógrafo en sus rostros risueños y distendidos.

Corrales formaba parte de ese grupo de jinetes; no era un fotógrafo enviado por un diario y menos aún un testigo ocasional. Seguramente participaba de esta conmemoración de la Revolución, cabalgando con sus camaradas rumbo a La Habana. Sin duda llevaba la cámara colgando, consciente de la importancia de los momentos que estaba viviendo. Me imagino que en algún momento se habrá adelantado, con un corto galope, para esperar a sus compañeros y tomarles, desde la montura, esta fotografía.

Esta imagen podría ser cotejada con la de Agustín Casasola, Entrada de Emiliano Zapata en la ciudad de Méjico, 1914, dadas las similitudes de tema y estructura formal. Pero, según dijo Manuel Alvarez Bravo, lo que hace a esta fotografía de Corrales imborrable es la presencia del caballo blanco en el centro; este elemento es el que, en su opinión, confiere a la patrulla montada su dimensión más profunda.

La copia que tengo se la pedí a Corrales en 1988, luego de haber organizado junto con otros fotógrafos aquellas Jornadas de Fotografía Buenos Aires-La Plata, en cuyo marco presentamos una muestra de Fotografía Cubana. El hizo la copia y me la envió dedicada, a través de un amigo en común.

Desde entonces esta imagen de Corrales ocupa un lugar muy especial en mi vida. Símbolo de la Revolución Cubana y de proyectos idealistas, es una fotografía que me sigue ayudando a creer que no todo se ha perdido.

Compartir: 

Twitter
 

RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.