radar

Domingo, 1 de febrero de 2015

SALí

BARES DE VINOS

 Por Eleonora Biaiñ

CON IMPRONTA ITALIANA

En los últimos años, el vino está en boca de todos. Sin embargo, no son muchos los bares en Buenos Aires dedicados a la bebida nacional que hayan logrado perdurar en el tiempo. Pero algo está cambiando: hoy hay una nueva camada de propuestas, que busca cambiar este statu quo.

A seis meses de su apertura, Bottega M Salumería, enoteca, bar de vinos y almacén ofrece una cuidada selección de vinos de autor, en vinos por copa (de 70 ml y 140 ml), sumando además un día fijo, los viernes, para catas temáticas.

La sommelier Mariana Torta diseñó este bar informal, con clara impronta italiana, un emprendimiento de los mismos dueños de M Palermo (contiguo a Bottega), M de Buenos Aires y Bar du Marché. “El vino por copa ya no es el que se regala, sino que es una llave de ingreso al lugar para que el cliente tenga la posibilidad de conocer y probar nuevos vinos”, explica.

En un pequeño espacio delicadamente decorado, de luces tenues, mesas altas y estantes de madera, los vinos –unas cien etiquetas– están ordenados por enólogos, con nombres como Matías Riccitelli, Sebastián Zuccardi, Matías Michelini, Hans Vinding Diers y Dieter Meier, entre otros, además de vinos de Italia (como los Angiano y Sassicaia), España, Francia, Uruguay, Chile y Nueva Zelanda.

Los tardes de verano son ideales para sentarse afuera, en las mesitas redondas, picar algo y beber una copa, previa charla con los mozos o con la sommelier acerca de las preferencias de cada uno. En pizarras se describen sugerencias como Passionate Hulk Semillón ($ 30 y $ 70), Vicentín Blanc de Malbec ($ 30 y $ 50), Barda Pinot Noir ($ 60 y $ 100), Cingalino Rosso Toscano ($ 40 y $ 70). Todo servido en cristalería Riedel, las más reconocidas copas para vino en el mundo.

Para comer hay pastas secas italianas (desde $ 110) capresse, con broccoli, pulpo o jamón crudo. También, ensaladas (desde $ 90), fiambres y quesos (desde $ 115), todo de calidad y acompañados de pan de panadería La Pompeya de San Telmo. Vinos de autor, en un local cuidado y acogedor.

Botteca M queda en El Salvador 5777. Teléfono: 4778-0655. Horario de atención: martes a sábados de 12.30 a 21.30; lunes de 12.30 a 17.


A LO GRANDE

Luego de funcionar como vinoteca desde 2013, el año pasado El Mercado del Vino anexó un bar que prolonga la experiencia de compra. La propuesta cuenta con un escenario imponente: un espacio amplio con techos altos, paredes de ladrillo a la vista y chapa acanalada, una larga barra, y mobiliario generado con madera que se utilizó antes en la industria del vino. Así, los sillones se hicieron con duelas y barricas de roble francés, las mesas provienen de módulos de chips, hay una tina que se usa como balde para hielo y lámparas de la serie El Arbol de Roble. Todas creaciones del estudio Extonel.

La idea es comenzar el recorrido en la vinoteca, para luego beber el vino seleccionado –a la temperatura correspondiente– en el bar. Se cuentan unas 600 etiquetas, con vinos de Argentina, Chile y España, aunque en su mayoría son nacionales, de bodegas emblemáticas de cada zona vitivinícola del país. Escorihuela Gascón, Chandon, Luigi Bosca, Catena Zapata, Norton, La Rural, Trapiche y Nieto Senetiner de Mendoza; Bodega NQN, Humberto Canale y Familia Schroeder de la Patagonia; Etchart y El Esteco de Salta; Finca Las Moras de San Juan y San Huberto de La Rioja, entre otras. El vendedor asesora para que cada cliente encuentre el vino que quiere probar.

Periódicamente todos los vinos pasan por la cava ubicada al fondo del salón, en el bar. Desde allí llegan a la mesa para ser consumidos. Se pueden beber vinos desde $ 85 en adelante, por botella. Algunas opciones: DV Catena Chardonnay-Chardonnay, $160; Achával Ferrer Malbec 2010, $ 200; Mora Negra 2009, $ 280; Val De Flores Malbec 2008, $ 300. Para grupos y en eventos se hacen catas guiadas.

El vino se acompaña con tablas de quesos y fiambres (mediana $ 90, grande $ 160), más surtida, y con pickles, tomates cherry y queso crema ($ 160 y $ 240), con pavita ($ 160 y $ 280) y con palmitos ($ 180 y $ 340). En la vinería también se venden whiskies, licores, tequilas y en el bar (desde $ 70) es posible hacer una pausa con cocktails clásicos. Una excusa para revisitar vinos de grandes bodegas en una gran escenografía.

El Mercado del Vino queda en Gorriti 4966. Teléfono: 4833-4343. Horario de atención: miércoles a sábado, de 17 a 21.30.


COPA TURISTA

En Miravida Soho Hotel le encontraron una vuelta interesante al bar de vinos. Allí, cada semana, se organizan catas en las que participan extranjeros, los huéspedes del lugar y –previa reserva– cualquier otro interesado. Pero siempre se puede visitar este pequeño bar de antiguas aberturas, contiguo a un patio con mesas y plantas, detalles que dan calidez a un lugar precioso para disfrutar de un happy hour de vinos.

En un espacio íntimo de encendidas paredes rojo vino, frente a una barra de madera oscura, copa en mano, los asistentes se acomodan en los sillones o las sillas de estilo, mientras el sommelier o enólogo invitado dirige las degustaciones. Para cada encuentro se eligen cinco de entre un total de 40 etiquetas que tiene el bar. Una selección de la dueña, la alemana Frauke Faltin, de pequeñas y medianas bodegas, todas sin distribución masiva.

La degustación –dura unas tres horas– se acompaña con quesos, aceitunas, fiambres, bastones de papa y empanadas; también algunas frutas y otros ingredientes. Se bebe, por ejemplo, un Torrontés salteño 2012 de Colomé, un Merlot Rosé 2013 de Alfredo Roca, un Malbec 2013 de Bodega del Desierto, un Felino Malbec 2012 de Viña Cobos y un Malbec RD de Bodega Tacuil 2013, sumando así regiones, varietales y estilos variados. En una charla informal, el sommelier habla de las características del terruño, el clima, el riego y el mayor o menor esfuerzo que debe hacer la vid para dar su fruto; también se refiere al proceso de producción, tipos de levaduras, paso por madera y añejamiento. Todo para entender por qué cada vino se siente distinto en el paladar.

Otras bodegas que pasaron por las degustaciones de Miravida son Humberto Canale (Río Negro); Altavista, Atamisque, Finca Lamadrid y Melipal (todas de Mendoza), y Finca Humanao (Salta).

Copas desde $ 60 y la degustación (en inglés o castellano, de acuerdo con el idioma de los presentes) sale $ 450. El plato de queso y jamón ($ 65 y $ 110); las empanadas de carne o cebolla y queso, $ 30. Con todo esto, Miravida ofrece un viaje por el país a través de sus vinos.

Miravida Soho Hotel & Wine Bar queda en Darragueyra 2050. Atención sólo con reserva previa al teléfono 4774-6433.


Fotos: Pablo Mehanna

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.