radar

Domingo, 23 de octubre de 2016

SALI

A COMER EN EL DISTRITO TECNOLÓGICO

 Por Sebastián laffaye

SIMPLE Y EFECTIVO

Cuando en 2008, mediante ley, el Gobierno de la Ciudad creó el Distrito Tecnológico en Parque Patricios, el barrio comenzó un cambio paulatino en su fisonomía que se acentuó con la apertura de la línea H, luego con la construcción de bicisendas y, más reciente, con la mudanza de parte de las oficinas del propio gobierno. A esto se suman unas 200 empresas del área de tecnología que se instalaron por la zona a cambio de ciertas ventajas impositivas, formando un mix seductor para que abran por la zona nuevos boliches y restaurantes apostando a los almuerzos laborales. Uno de ellos es Chicha, sobre la avenida Caseros, un local sencillo, despojado y sin demasiadas pretensiones estéticas, pero manejado en el día a día con mucho esfuerzo personal de parte de la pareja que atiende, cocina y sirve las mesas. El ambiente respira cordialidad y la cocina apuesta a la sencillez y honestidad. Sobre la puerta de entrada una pizarra anuncia los platos del día, que casi siempre incluyen una ensalada, una pasta, alguna proteína animal y una tarta, con precios que van de $50 a $90, una verdadera ganga en los tiempos que corren. Si está disponible, una muy buena opción es el omelette ($75), plato bastardeado hasta el infinito, que aquí se sirve con suculento relleno y en el punto justo de cocción de los huevos, con esa untuosidad que invita a mojar el pan. El resto del menú diario se despliega sobre una pared e incluye hamburguesa casera con fritas, sándwiches (pollo, bondiola o milanesa) y un salteado de verduras al wok.

Chicha abre de corrido, desde el desayuno ($50 café con leche y 3 medialunas) hasta la hora de la merienda, una buena excusa para probar la rica pastelería de elaboración artesanal (a excepción de las medialunas).

Con poco más de un año de vida, y una propuesta económica y bien pensada, Chicha lentamente se ha ido ganando su lugar en una zona en la que no sobran las (buenas) opciones.

Chicha queda en Avenida Caseros 3245. Teléfono: 4911-8472. Horario de atención: lunes a viernes de 8.30 a 19.30; sábados y domingos de 10 a 18.


SANDWICHES AL SUR

Una casa de principio de siglo alberga una de las buenas noticias gastronómicas del Distrito Tecnológico. Se trata de Aloha, simpática esquina demarcada por la Av. Chiclana y Sánchez de Loria, en medio de un paisaje donde aún reinan las casas bajas y talleres, pero que lentamente se puebla de edificios y oficinas.

Se trata de un local luminoso, con mucho sol que entra por los enormes ventanales a la vista. A la entrada, unas cestas ofrecen la panadería que todos los días se elabora en el local. El espacio es alegre y acogedor, con mesas rústicas de madera, una barra de despacho y una atención rápida acorde a las necesidades de los almuerzos de oficina.

En Aloha es posible comenzar la jornada desayunando con unos muy buenos croissants ($40, probablemente los únicos en varias cuadras a la redonda) plenos de manteca o con los scones de queso, elegidos por los habitués que alargan el café matutino con la lectura del diario. Al mediodía el ritmo se pone más vertiginoso, cambia el público y empiezan a desfilar los enormes sándwiches, que salen acompañados de papas asadas en una vistosa sartén de dos asas. Hay variedades para todos los gustos: bondiola braseada, milanesa de pollo o vegetariano con berenjena, entre otros. La casa recomienda el de ojo de bife con queso Tybo, tomate, lechuga, huevo frito y manteca de hierbas ($105) y, cuando hay, el de trucha curada y pepinos ($95). Acorde a los tiempo que corren, la carta guarda lugar para hamburguesas (cinco variedades, $75 todas), servidas en pan casero.

Las ensaladas, también figurita difícil por el barrio, tienen su merecido lugar en Aloha: está la típica Caesar, otra de verdes con queso brie y una con salmón, palta, cherries y verdes ($125). Los enormes wraps ($95, puede ser integrales) llenan al más hambrientos. A las usuales aguas y gaseosas, la casa suma un generoso jugo del día ($40).

En barrio que espera ansioso por nuevas ofertas culinarias, Aloha marca un posible rumbo de renovación.

Aloha queda en Sánchez de Loria 1996. Horario de atención: lunes a viernes de 8 a 19.


CAFE A TODA HONRA

En Parque Patricios no sobran los bares donde repostar por un rato, bebiendo un buen café en un espacio relajado y confortable. Café López, con poco más de un año de vida, ocupa parte de ese espacio vacante, en una esquina totalmente renovada, abierta a la calle, con iluminación cálida, sillas confortables y un ambiente que invita al relajo.

Los sillones que balconean hacia la Avenida Chiclana son perfectos para demorar la tarde al compás de la música mientras se hojea alguna de las revistas (hay una buena selección) disponibles para los clientes. En las mesas descansan los consabidos espressos y cortados ($30), aunque también son muchos los que aprovechan el lugar como take away, con capuccinos y café vienés pedidos para llevar en vaso térmico de tamaño mediano o grande, como dicta la moda.

Al costado de la barra, heladera mostrador expone la pastelería que, si bien no es de elaboración propia, es de muy buena calidad. El brownie, por ejemplo, viene bien cargado de nueces, mientras que el cuadrado de limón deambula en equilibrio entre la esperada acidez y la cantidad justa de azúcar (todos, a $45). Hay café con leche con medialunas ($50) y, para lo que prefieren dejar de lado los dulces, con tostadas a $60.

Si bien no es el fuerte de la casa –lo mejor es el café y el ambiente– a pedido de la clientela al mediodía hay disponible sándwiches sencillos y cumplidores, de correcta elaboración, además de pizzetas, empanadas y diversas tartas individuales.

No se trata de un gran hallazgo gastronómico; Café López no intenta descubrir la pólvora ni revolucionar la escena culinaria del barrio.

Pero en una zona donde lo que abunda son las típicas parrillitas de poca monta, y donde hace tan sólo un par de años era prácticamente imposible tomar un café decente (en lugar de quemados y oxidados), este lugar cumple y dignifica.

Café López queda en Avenida Chiclana 3399. Teléfono: 4912-3226. Horario de atención: lunes a viernes de 8 a 20 y sábados de 8 a 13.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared