radar

Domingo, 23 de octubre de 2016

TEATRO > MARIELA ASENSIO

LA VIDA AL POR MAYOR

En Eleven, obra escrita y dirigida por Mariela Asensio, veintidós jóvenes actores suben a escena para construir un vital y vertiginoso recorte del barrio de Once. Un retrato nítido que aborda facetas tan diferentes como el amor, la miseria, la ensoñación o la violencia en ese mapa tentativo que se ramifica desde cuadras a la redonda de Plaza Miserere.

 Por Guadalupe Treibel

Un barrio que no es un barrio oficial (en todo caso, sería Balvanera) donde persisten leyendas como la del Golem bonachón de tres metros de altura –simulacro de soñolientos párpados, al decir de Borges–, creado por un ilustre rabino checo en el siglo XVI, que merodearía las calles salvaguardando el bienestar de los paseantes. Un barrio cuyo corazón es una plaza misericordiosa que supo ser corral y matadero hasta convertirse en centro neurálgico de un universo expandido: el del mayoreo. Un barrio al que suelen tildar de problemático organizaciones que se esmeran en señalar la cartografía del delito, en denunciar de qué manera en sus calles florecen talleres clandestinos, prostíbulos, búnkers narco, locales de celulares robados. En fin, un trazado complejo de historia, personajes y saldos que dan al Once una impronta tan personal como conflictiva, entre apiñamiento de transeúntes que sortean incontables y perseverantes manteros, puestos callejeros de comida, camiones en doble fila descargando telas y otras mercaderías.

Crudo y abigarrado paisaje al que la dramaturga y directora Mariela Asensio le acentúa sus colores con un toque expresionista en Eleven, obra de sorprendente hondura que, en medio de coreografías furtivas y canciones inesperadas, rescata con pinceladas certeras múltiples realidades reconocibles. Del Once, claro, aunque el título nos haga un guiño irónico en inglés. El espectáculo brinda un amplio entramado de primeros planos, a partir de personajes demasiado posibles: la pareja que confunde cachetada con caricia, y alquila barato; la dealer que vende poesía “por papel, por bolsita, por tiza, por tubito, por tu guita”; la judía ortodoxa que elige su peluca, cubre sus rodillas; la evangelista convertida, tan testimonio vivo, tan Espíritu Santo; la jefa carnívora, puro filo dental; la rati corrupta de turno; el actor peruano que viró a los films triple equis; la YouTuber, la esclava ecuatoriana, el esclavista, la repositora de cotillón... Presentados todos y cada uno por una anfitriona vamp de traje rojo sangre y sospechoso glamour, que recibe a una hoguera sin vanidades, exclamando en clave show: “Bienvenidos al mundo donde los sueños son baratos y, por eso, posibles”. Notable composición de la actriz Ángela Chuffo, entre otras interpretaciones tan destacables como las de Florencia Rozas y Paola Villa.

“En este mundo tan tremendo, hay vidas que parecieran valer menos que otras; no se contempla que haya individualidad en ese existir. Como si se tratase de realidades por mayoreo, de bajo costo”, define Asensio sobre el formato coral propuesto, al que responden con partes iguales de talento y entrega 22 jovencísimos actores. Un elenco que construye viñetas memorables, que se superponen, se complementan, contrastan, van in crescendo hasta el conmovedor final. “Hay algo de la multitud que me atrae; me permite ahondar en áreas que, de lo contrario, en proyectos más pequeños, sería imposible profundizar. Siempre teniendo claro que no trabajo en base a la ansiedad de los actores, que no tengo interés en complacerlos, sobarles el lomo, reforzarles el ego. Si tienen pocas líneas, necesitan confiar en que esas líneas tienen entidad, darles todo el espesor posible. Lo importante, después de todo, es el espectáculo; y todos trabajamos en pos de la historia, asumiendo un lugar activo, sin esperar que el otro legitime nuestro rol”, destaca esta mujer de teatro ciento por ciento, comprometida creadora de valiosas piezas como Hotel Melancólico, Mujeres en el baño, o la recientemente repuesta Vivan las feas (viernes a las 23, en Belisario, Av. Corrientes 1624), que en Eleven planta un universo sin devaneos, sin demagogia, sin condescendencia; sin temerle tampoco a la nota en desenfadada clave humorística o al irreverente número musical (las efectivas coreografías, a cargo de Daniel Wendler, que además forma parte del elenco).

Finalmente, una de las marcas de fábrica que identifica el auténtico gancho Asensio es la música, el ecléctico repertorio donde la fantasía –o la catarsis colectiva– encuentra otro modo de manifestarse. En el caso de Eleven, el acertado arco es tan amplio que suenan con igual contundencia el himno nacional israelí “Hatikva” (léase, La Esperanza), “Beautiful” de Christina Aguilera, reggaetón, Callejeros, el agitado “Invierno” de Vivaldi. “Pienso mis obras musicalmente; algo en mi manera de construir está mentalmente asociado a la música, de manera inevitable”.

Texto preparado con el invaluable aporte en investigación de los mismos actores, que presentaron originalmente la pieza en La Nave el pasado año, siendo Eleven su proyecto de graduación de la Licenciatura en Actuación 2015, del Departamento de Artes Dramáticas de la UNA. Con muchas ganas de sostenerla, acaban de estrenar “comercialmente” en Apacheta –sala que ¿casualmente? está situada en Once–, por fuera del marco institucional en que la obra fue gestada. Con una puesta que, con modestos recursos materiales, logra cuadros de auténtica lírica (notable, en ese sentido, el trabajo de iluminación de Verónica Lanza), sumergiendo en su recorte de barrio, develando problemáticas en escena. “Cualquier manifestación artística tiene esa posibilidad: resignificar aquello que pasa inadvertido, que está naturalizado en el cotidiano. Aunque suene un poco utópico, mi esperanza es que, a partir de ese momentito de iluminación, haya reflexión y compromiso. Yo creo en esas pequeñas posibilidades de transformación”, apuesta la incansable Mariela.

Eleven se presenta todos los domingos a las 21.30, en Apacheta Sala Estudio, Pasco 623. Hasta el 27 de noviembre.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Anabella Carelli
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared