radar

Domingo, 18 de marzo de 2012

SALí

La gran picada

Reabierto hace siete años, el Bar de Cao es un gran lugar para practicar el deporte porteño de juntarse con amigos a comer una picada y tomar una cerveza. Cumple varios requisitos: es lindo, es cómodo, es amplio, tiene mesas afuera y adentro, es barato y casi todo lo que se sirve va de rico a muy rico.

Ubicado en una esquina de San Cristóbal, sobre la Avenida Independencia, el bar vivió a lo largo del siglo XX su ciclo de surgimiento, esplendor y decadencia. Comenzó a funcionar en 1915 como el Almacén La Armonía. En 1958 los hermanos Cao, antiguos empleados del despacho, se unieron para comprarlo y lo mantuvieron hasta que pudieron. Hoy los restos de esta historia son los muebles, bien conservados y restaurados por los nuevos dueños (los mismos de Café Margot, Café La Poesía y El Federal): el largo mostrador de madera con mesada de mármol, la imponente fideera, una reliquia hoy llena de legumbres, los estantes con botellas de Legui, Cinzano y rhum Negrita, la antigua balanza.

Al mediodía el Bar de Cao es frecuentado por trabajadores del barrio, que aprovechan sus buenos precios para un almuerzo. Por la tarde, en cambio, así como los fines de semana, el público cambia: es en su mayoría joven, grupos de amigos que se dan cita allí. La carta, impresa en papel madera, es enorme e imposible de transcribir. Solo en el ítem “sándwiches especiales” hay más de 35 variedades: los de pavita, de pollo y las hamburguesas caseras ($33, completa y enorme) son recomendables. Entre las picadas, la más pedida es la Gran Cao ($77, para tres o cuatro personas) que trae queso de campo, tortilla, cantimpalo y sopresatta, entre otros ingredientes. También hay minipicadas ($43) y tabla de quesos ($86). Para acompañar, chops de una buena cerveza artesanal (entre $14 y $16, negra, rubia y roja) o una de jengibre, emulando la clásica ginger beer del hemisferio norte (a $28). Para cerrar, el postre más famoso es el strudel de manzanas, también $28, que sería tanto mejor con un poco más de canela sobre la crema (se puede pedir) y servido tibio.

Para los que vayan para San Cristóbal, una recomendación gourmet extra: a sólo cinco cuadras (Independencia 1912) se encuentra la vieja panadería La Pompeya, contemporánea del Almacén de los Cao y la última italiana de Buenos Aires. Cannoli sicilianos, biscotti, fresas y pasticiotti para llevar.

Ayer, hoy o mañana: una picada en Bar de Cao y las compras en La Pompeya. Un combo con años de historia que sigue siendo imbatible.

Bar de Cao está en Independencia 2400, San Cristóbal.

Teléfono: 4943-3694. Todos los días de 8 al cierre.

Compartir: 

Twitter
 

Bar de Cao: un lugar de amigos
Imagen: PABLO MEHANNA
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.