radar

Domingo, 6 de enero de 2013

SALI

A tomar desayunos nutritivos

 Por Virginia Ostinelli

Villa Pueyrredón dice presente

Bien de Bien, opciones a medida

No sólo Palermo o Las Cañitas se animan a los desayunos originales, que van más allá del consabido café con leche y medialunas. Bajo esta consigna, y alejado de los polos gastronómicos, nació Bien de Bien, un café ubicado en una de las tantas esquinas de Villa Pueyrredón, donde antiguamente funcionaba un almacén de ramos generales.

Los techos son altos y hay madera por todos lados: en el piso, en la barra, en las sillas, mesas y puertas. Colores cálidos y claros, con mucha luz que transmite alegría al ambiente. Los mozos son jóvenes y predispuestos, y el público que concurre es mayormente familiar y de barrio, pero también llegan hasta allí pequeños grupos de amigos atraídos por el buen café, el silencio y la tranquilidad vespertina.

Bien de Bien sabe aprovechar las bondades de su entorno, esas veredas muy anchas repletas de árboles frondosos que lo rodean. Danielo Bentancor, dueño del café y conocido entre sus clientes como Pacha, usa esta vereda casi como si fuese un pequeño patio en el que dispuso varias mesas con sus respectivas sillas. Y si bien es verdad que la carta es muy completa y tentadora, lo que diferencia a este bar del resto de su competencia son sus elaborados desayunos.

Es ideal llegar de mañana temprano, para aprovechar todo el sol que entra por los grandes ventanales, disfrutando por ejemplo del llamado “desayuno deportista”, que trae café con leche o té, yogurt con granola (en este caso elaborado básicamente por nueces, copos de avena y miel) y jugo de naranja natural a $ 30. O del “clásico”, con café con leche o té, jugo de naranja natural, queso crema y mermelada, a $ 34. Pero esto es apenas la base: hay mucho más para elegir. Se hace obligatorio probar, por un lado, los smoothies (batidos de frutas preparados con leche, hielo o helado) y los frappuccinos (café mezclado con hielo, coronado con crema batida). Y, por el otro, la pomelada o la limonada con menta y jengibre, junto a los yogures naturales, a $ 20.

Del lado comestible, los budines son esponjosos, tiernos y húmedos: hay de maracuyá, limón, almendras y canela. Una porción generosa sale apenas $ 8. La lista de opciones para armar el desayuno a medida sigue con los licuados, enormes y ricos, con sabores como frutos rojos, mango, banana y pomelo rosado, entre varios otros.

La teoría es conocida: el desayuno es la comida más importante del día. Pero el ritmo de vida actual produjo un cambio importante en los hábitos alimentarios, y pocos se toman el tiempo para cumplir con aquella supuesta premisa. Bien de Bien es una buena oportunidad para arrancar el día como se debe: con energía y buen sabor.

Bien de Bien Café queda en Helguera 4102. Teléfono 4574-0360. Horario de atención: martes a domingos de 8 a 21.


Limonadas para todos y todas

Simona, pura luz en Zona Norte

En el barrio de Martínez, en Zona Norte, muy cerca de la estación de tren, se ubica Simona, un restaurante precioso que también se luce a la hora del desayuno. La casi ausencia de pared en la fachada permite que la luz entre directamente al salón y genere un ambiente cálido y muy luminoso, sobre todo de mañana. Para esta sensación, mucho ayudan los muros blancos con detalles en verde agua, y los pisos y las sillas de madera.

El local está decorado de una manera muy simple, pero que logra un aire de elegancia. Plantas, flores, pajareras y espejos adornan el lugar; también hay bibliotecas que exhiben aceites y mermeladas artesanales. Lucrecia Ortiz, dueña de Simona, explica: “De la decoración me encargué yo con cosas que tenía en casa. Por ejemplo, el espejo antiguo era de mi bisabuela, igual que el armario donde se guarda la vajilla”.

La apuesta de este lugar es la de una intimidad exclusiva: un local pequeño, con servicio ameno y atención cuidada. Lucrecia suele estar ahí, supervisando pero sin interferir, logrando así un ambiente amistoso y agradable.

Según los especialistas en nutrición, un desayuno completo y equilibrado es la clave para la buena salud. Y Simona es uno de los restaurantes que mejor homenajea esa primera comida del día. El café con leche o té más un yogurt con granola (casera), frutas y un jugo de naranja sale $ 23. Luego, se pueden sumar licuados, muy frescos y preparados justo antes de llegar a la mesa, con variedad de opciones que van más allá de la tradición: remolacha, banana y frutos rojos; durazno y naranja; y zanahoria, naranja y jengibre. Todos ricos, a $ 22. El limón, además de ser refrescante, es hidratante, desintoxicante y fortalece el sistema inmunológico. Tal vez por eso las limonadas en jarras de 600 ml están entre lo más pedido. Mucho ayuda su precio económico: cuestan entre $ 12 y $ 14, según la combinación elegida (pueden venir con aloe, pomelo y otras frutas). Claro que también hay lugar para los sabores más clásicos, con el combo matinal que incluye café con leche o té, jugo de naranja exprimido y tostadas de pan negro y semillas con queso blanco y mermelada casera, a $ 23. Similar pero reemplazando las tostadas por unos huevos revueltos y jamón, el precio asciende a $ 25.

Toda la pastelería que sirven es artesanal. Preparan variedad de budines, entre los que destacan el de banana con granola y el de zanahoria y jengibre. Para los más chicos, convencen unas cookies de avena con chips de chocolate.

Sentado dentro del salón o fuera en la vereda, Simona invita a comenzar el día con una propuesta muy completa, en uno de los espacios más lindos de Zona Norte.

Simona queda en Albarellos 1906, Martínez. Teléfono: 4793-1563. Horarios de atención: lunes a sábados de 8.30 a 20.


El valor de la experiencia

Santos Sabores, sucursal palermitana

Sobre una calle empedrada de Palermo, frente a una de las plazas más conocidas del barrio, se encuentra uno de los cinco locales de Santos Sabores, proyecto que Javier Ickowicz (dueño del famoso café con pastelería y cocina de autor Nucha) diseñó para todos aquellos que andaban buscando una propuesta sana, fresca y natural. Este restaurante se plantea como una vuelta a los sabores simples, con alta calidad tanto en los ingredientes utilizados como en el servicio y la atención. El lugar cuenta con dos plantas: la de abajo es pequeña y cómoda; la de arriba es más íntima y relajada, con sillones, mesas ratonas y un balcón ideal para el momento del desayuno. También hay varias mesas en la calle con vista a los árboles de la plaza.

La ambientación, en todos los espacios, es extremadamente prolija y denota trabajo y conocimiento de cómo se arma un restaurante: cada cosa está en su lugar. Los colores verdes claros de algunas paredes se mezclan con la madera de los pisos y el blanco de los sillones. Y todo se ilumina con la abundante luz que atraviesa los grandes ventanales.

Para las primeras horas de la mañana, Santos Sabores ofrece dos menúes distintos que duran hasta las 12 del mediodía y que atraen a locales y extranjeros por igual. El desayuno americano cuesta $ 45 y contiene plato de frutas (manzana, pera, banana, frutilla y naranja), huevos a gusto (poché, revuelto, fritos), tostadas con queso y mermelada, jamón cocido, fetas de queso, jugo de naranja, café o té. Por su lado, el desayuno Ranchero ($ 42) se anima a los sabores más intensos, y promete huevos poché o revueltos, acompañados con salsa de tomate (preparada con morrón, cebollas, tomate y cilantro), pequeñas tortillas de trigo, fetas de jamón cocido caliente, un vaso de jugo de naranja y café o té a elección.

Más lejos de Estados Unidos, la carta ofrece también alternativas a la carta, como los budines integrales. Resulta imperdible el de algarroba, con nueces de macadamia y pecan, cáscaras de naranja confitada, avellanas y azúcar rubia, que aportan al organismo el tan necesario ácido fólico, calcio y vitaminas.

Dos opciones frescas para las mañanas más calurosas son la ensalada de frutas a $ 32 y los licuados (de una fruta a $ 28, de dos a $ 32). Además, como en todo lugar con tintes naturistas, hay limonadas y yogurt.

Con amplia experiencia gastronómica a sus espaldas, Santos Sabores levanta en alto la bandera de la cocina saludable, sin que esto signifique dejar de lado el sabor. Un equilibrio siempre bienvenido.

Santos Sabores queda en Armenia 1880. Teléfono: 4833-5662. Más sucursales en www.santossabores.com.ar. Horario de atención: lunes a domingos de 9 a 20.


Fotos: Pablo Mehanna

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared