radar

Domingo, 6 de enero de 2013

VALE DECIR

Eso entre sus manos

Ni Querida, encogí a los niños ni Querida, agrandé al bebé; de haber un film sobre esta noticia estaría más bien vinculada con una versión sórdida y condicionada de Mi pobre angelito. Ocurrió la semana pasada en Daytona Beach, Florida, Estados Unidos; allí fue donde Kenneth Rowe, de 26 años, llegó trastabillando al bar de un club de striptease, el Shark Lounge. Borracho, pidió copas y procedió a ver los shows que el sitio ofrecía. Nada nuevo bajo el sol; de no ser porque, entre sus manos, llevaba un bebé de 11 meses, su hijo, a quien no tardó en despachar y poner –de prepo– al cuidado de un empleado del lugar.

Entonces, el atónito y repentino babysitter llamó a la policía e informó que le habían adjudicado un niño hambriento que, para colmo de males, lloraba y tenía un sarpullido en la cara. El padre, desaparecido en acción. Los agentes llegaron, buscaron a Rowe, lo encontraron y lo acusaron de abandono de niños. Por el momento, el menor está con el Departamento de Niños y Familias, lejos del Shark Lounge, espacio que, por cierto, promete –en su web– “sacudir tu mundo” y ser siempre, siempre “tema de conversación”. Por extraños motivos, lo ha logrado.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared