radar

Domingo, 8 de abril de 2007

YO ME PREGUNTO

¿Por qué se tiene que agarrar Catalina?

Porque con mi península la empujo a su bahía.
Pedro y Pablo de Palermo

Tras un manto de neblina,
las Malvinas,
argentinas,
mientras en su casa de la colina
baldeaba el piso de la cocina,
la señora Catalina.
Cuando se resbala, esta mina,
si no se agarra de la vecina
se va de culo sobre la lavandina.
N. Migo de la Métrica, de acá’ la esquina

¡Porque va a galopar montada en la grupa del caballo blanco del Príncipe Azul que vino a buscarla!
Susana Giménez, oculta dentro del Mercedes Benz para
lisiados, debajo de la paja, dentro del granero

Porque la Montaña Rusa la puede matar.
Gastón Paulsowski

La pregunta está mal planteada: la cuestión no es
por qué sino de dónde se va a agarrar Catalina,
de qué parte del caballo.
A. Paenza, autor de “Catalina, ¿estás ahí?”

Porque sabe que en cualquier momento la voltean.
José Erótico

Es uno de tantos mitos... como Adelaida, que se tiene que levantar las tetas; Ña Toribia, que no debe cebar mates con agua tibia; Dolores, que debe tomar analgésicos menstruales; Concepción, que está cansada de que manden mucha gente a su sobrenombre; Lola, que no da más de curar... y así.
Alexander Doll Hinna, de 9 de Julio

La chica se agarra porque la llevan a galopar.
Gómez, el concretito de Viedma

... porque si no, se patina.
El Microbio, de Barsovia

El comisario, en sus peores épocas, tenía una máquina para que los detenidos declaren, a la cual llamaban Catalina, porque todo delincuente que entraba ahí le ponían de nombre Catalina para que pareciera ser un testigo más. La máquina consistía en que si el prisionero no cooperaba se abría un compartimiento en el piso y el declarante caía sobre una celda llena de pinches y serpientes venenosas. Antes de ordenar abrir esta puerta el comisario siempre gritaba “agarrate Catalina”. Entonces ahora, cada vez que se arma la gorda y las cosas se ponen complicadas, se dice agarrate Catalina.
Gonzalo adicto en recuperación y estudiante de
derecho de Derqui

Versículo 6788: dulce musa, linda y bella eres, oh Catalina sé responsable, es riesgoso jugar con el viento, al bailar en el precipicio, oh no Catalina, se está rompiendo el suelo agarrate Catalina agarrate. Oh no Catalina, qué desgracia que los hombres te pierdan. El dalai mama, de otro mundo de otra vida

Para la próxima:  ¿Por qué se llama “Alatriste”?

Para criticarnos, felicitarnos, proponer ideas, mandar sus respuestas, fotos descabelladas, objetos insólitos, separados al nacer o dudas a evacuar: fax 6772-4450 [email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.