radar

Domingo, 14 de septiembre de 2014

VALE DECIR

EL SABOR DE LA MÚSICA

Dueño de la chocolatería artesanal Wohlfarth Schokolade, el berlinés Christoph Wohlfarth dice ser amigo de la materia prima orgánica, de la mano de obra transparente, de las cadenas de trabajo ecológicamente responsables y, en honor a la jactancia, de las ideas inusuales. De allí que el hombre sea –acorde a propia definición– “el único en vender vinilos hechos a mano íntegramente fabricados a base de... chocolate”. Tal como suena: desde 2006, CW puso la creatividad en marcha y compuso una serie de discos que, además de ser comestibles, pueden tocarse en cualquier bandeja funcional. Cuidando, por supuesto, que la temperatura no derrita, y la aguja no haga polvo la curiosidad. Así, con títulos como “No quiero chocolate”, de la germana Trude Herr, entre otros hits vinculados, el emprendedor vende cada unidad a 15 euros y recuerda quién fue el verdadero padre de los LP de cacao... “Peter Lardong, un aficionado de Berlín, que creó aproximadamente 60 mil singles en la década del ‘80 a través de su compañía de chocolate”, aclara Chris, y otros medios completan que Lardong era, en efecto, un inventor nato de “dispositivos absurdos que ni siquiera son inútiles”, hacedor –entre otros– de un tocadiscos que entraba en la palma de la mano o una chicharra que avisa la necesidad de cerrar la ventana si está lloviendo. Popular unas décadas atrás, fue la llegada del CD lo que lo sacó de competencia. Una pena, considerando el esfuerzo: antes de dar con el dulce material, Peter lo había intentado todo: queso, manteca, cerveza y salchichas. Nada sonaba bien. Hasta que llegó el ¡eureka!, y el resto son calorías...

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.