radar

Domingo, 14 de septiembre de 2014

VALE DECIR

UNA FELICIDAD DE PESADILLA (POP)

El payasito Ronald McDonald ha de estar sacudiéndose entre pesadillas estas últimas semanas. Y aunque el karma podría ser responsable, el verdadero culpable de los pelos de punta tiene nombre y apellido: Newt Clements, un artista de Los Angeles, Estados Unidos. Ocurre que, cansado de los menúes infantiles característicos de la cadena, el muchacho decidió hacer su propia versión y, bajo el homónimo título Happy Meal (o “Cajita Feliz”, como se la conoce en América latina), puso las manos en la masa creativa. Masa que devino en decenas y decenas de versiones ¡no aptas para chicuelos! del clásico contenedor. Que, en honor a la exactitud, incluyen juguetito a tono.

Así, la cajita de Breaking Bad viene con una mega imagen de Walter White en calzoncillos y suma, amén del entretenimiento total, una bolsita de metanfetamina. En paralelo, El resplandor incorpora a un Jack Nicholson animado, sosteniendo su famosa hacha; mientras que el drag articulado de Tim Curry acompaña hamburguesas para The Rocky Horror Picture Show. ¿Otros? Psicosis, Los Pájaros, Carrie, Taxi Driver, Tiburón, Aliens, The Evil Dead... ¿Algún jefe de marketing dispuesto a ampliar el target? Porque, de cara al reguero de pólvora que activó la novedad, más de un mayor se mostró más que dispuesto a desenfundar unos buenos pesos y llevarse el Happy Meal, de Twin Peaks, con la muñequita Laura Palmer envuelta en celofán. Ya muerta, claro.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.