radar

Domingo, 26 de octubre de 2014

VALE DECIR

LA MÁQUINA DE IRRITAR

“Esta máquina de escribir es un crimen –sin sentido– contra el buen gusto”, declama sin pruritos el Daily Dot, y... ¡cuánta razón! Porque, de aquí en adelante, el mundo ha de tolerar una nueva y odiosa versión del (obsoleto, por qué ya negarlo) dispositivo: aquella que viene exclusivamente con tipografía Comic Sans. Tal como suena: la letra creada hace dos décadas por Vincent Connare, que emula la caligrafía de historietas, que fue craneada para productos de niños y terminó explotando en emails, webs, folletos, etcétera, ahora tiene máquina de escribir propia, gracias a un ¿cínico?, ¿perverso?, ¿cruel? norteamericano llamado Jesse England, diseñador de Pittsburgh.

Modificando pues los caracteres originales, el hombre tituló su creación La Máquina de la Sinceridad y, tras avisar que no se trataba de una campaña de marketing viral, explicó su intención: celebrar a quienes aún la utilizan para pasar buenas nuevas con emoción, fervor y sentimiento, inconscientes de la aversión generalizada que su uso despierta. Insertar aquí aclaración: England no es fan del tan desacreditado font, pero sí considera que la mala fama es inmerecida. Y, acorde con propias declaraciones, “necesitaba un golpe de efecto”. Golpe que sólo la Comic Sans –en su 20º aniversario este octubre 2014– puede dar, y que ayudará a pensar “cómo la gente consume, genera y almacena medios de comunicación”.

¿Otra posibilidad que se desprende de la invención? “Escribir notas pasivo-agresivas y pegarlas en la heladera de la oficina”, propone el sitio web Jezebel. A diferencia del claramente detractor ComicSansCriminal.com, que promueve limitar su aplicación a niños con menos de 11 años o disléxicos que sólo pueden interpretar dicha tipografía.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.