radar

Domingo, 25 de octubre de 2015

VALE DECIR

DULCES PESADILLAS

“Bienvenidos a la cocina de la conjuradora, donde Annabel de Vetten (aka Annabel Lecter) realiza su magia culinaria”, recibe la web Conjurer’s Kitchen, de la citada artista, ducha en las bondades de la pastelería y lo macabro. Asentada en Birmingham, casada con un prestidigitador llamado Thom, formada como escultora y –claro- taxidermista, la mujer de 43 años encontró su dulce vocación hace apenas cuatro, cuando diseñó su propio pastel de bodas y, en vez de una novia, se despachó con una brujita. Desde entonces ha perfeccionado el realismo terrorífico de sus tortas, a punto tal que más de un detractor la acusa de incentivar el canibalismo, causando risa a quienes se rinden frente a sus riquísimos horrores. Finalmente, ¿quién no quisiera empacharse con un postre con forma de cabezas de bebés muertos, pájaros desplumados, cráneos de roedores, intestinos empapados en sangre, cerebros humanos…? La variopinta colección lo tiene todo: huesos, mutantes, manitas zombis, terneros de dos cabezas. Y sabor a chocolate, vainilla o mazapán, todo a elección. “Cuando la gente ve por primera vez mis creaciones, retrocede con disgusto. Pero una vez que las prueban, las aman. Es divertido ver sus reacciones cuando muerden un cachito de intestino y se dan cuenta que sabe a pastel de chocolate”, se jacta quien le encontró el gustito a lo gótico siendo apenas una purreta.

“Creo que la gente siente una verdadera emoción al cortar una parte de un ‘cuerpo’. No es algo que deberían hacer, pero lo hacen y son recompensados con un sabroso manjar. He visto a personas comer ‘dedos’ con una mirada traviesa que dice ‘Debería odiar esto, pero me encanta’”, explica al sitio Vice quien no cree hacer nada extraño. “Raro para mí sería hacer tortas rositas con motivos acorazonados”. Por supuesto, hasta Annabel tiene sus límites: “No hago cupcakes, y no hago formas de genitales. Tampoco hago diseños tiernos para niños/bebés. He rechazado muchos pedidos para pequeños”. “Mi clientela es más… alternativa”, ofrece la maga de la cocina que, cuando es acusada de satanista, opta por carcajada y horno… Para dar forma a los bizcochuelos, no vaya a ser cosa.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared