radar

Domingo, 7 de febrero de 2016

VALE DECIR

PARTE DEL AIRE

Desde las pasadas semanas, el arte de cultivar y cuidar bonsáis ha cobrado nueva altura. Literalmente, y gracias al flamante invento de un grupo de diseñadores japoneses de la firma Hoshinchu. Ocurre que la mentada empresa ha creado bonsáis… voladores, que logran mantenerse suspendidos sin valerse de telequinesis. “¿Cómo es posible acaso?”, interrogará el incauto. Pues, en palabras del diario El País, “el truco para que se mantengan flotando en el aire no tiene nada que ver con La Fuerza ni precisa de los poderes de Matilda. Algo tan simple como una base magnética y una bola flotante con imán incluido (bautizada como little star) son suficientes para que el bonsái se mantenga suspendido en el aire a poco más de dos centímetros de altura”. Ergo, pura fuerza de atracción y rechazo de los materiales.

Por cierto, la ausencia de magia no ha desalentado a los más de 2.700 patrocinadores espontáneos que, gustosos por ver la pequeña maravilla, han financiado la iniciativa vía Kickstarter, octuplicando el monto inicial solicitado por la compañía, 80 mil dólares. Por lo demás, los “Air Bonsai” –tal es su nombre de bautismo- estarán disponibles a partir de agosto, y solo serán distribuidos desde la isla de Kyushu, donde han sido pergeñados, hacia otros puntos de Japón, Canadá y Estados Unidos, con variedades alternativas según el país. Desde 200 dólares el kit básico, cabe aclarar, que incluye la base cerámica con enchufe a tomacorriente, entre otros adminículos. Oh, y para quienes se desvivan por el arte milenario –y sus actualizaciones-, hay opción estelar: visitar los jardines y talleres de Hoshinchu por, ejem, 100 mil verdes. Empero, ¿qué son unos cuantos miles cuando de experiencia flotante zen se trata?

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.