radar

Domingo, 3 de diciembre de 2006

VALE DECIR

Papá NO-él

Pasa todos los años, todos los santos años: se acercan las Fiestas, la lotería de Navidad, las guirnaldas, los arbolitos electrificados y las reuniones familiares, y al mismo tiempo despiertan las células (dormidas el resto del año) del movimiento antipapanoélico. Varios mercados en Alemania y Austria —entre ellos el más grande e importante del centro vienés— ya han prohibido la imagen del gordo de la barba, la bolsa y el pijama rojo, atendiendo a los reclamos de grupos militantes que alegan que Papá Noel es un invento de Coca-Cola y que se aparta del auténtico espíritu de la temporada festiva. En cuanto al caso particular del centro de la capital austríaca, un vocero de la intendencia explicó: “Hay reglas que designan qué es lo que pueden hacer los comerciantes, y una de ellas es no usar la imagen de Santa, como condición para poder hacer negocios aquí. Santa es una creación del idioma inglés; aquellos que quieran verlo pueden ir a Norteamérica, donde seguramente Coca-Cola los complacerá gustosamente”.

Monja del medio

La vida en el convento no es pura devoción espiritual e inmaterial, ni pura contemplación y rezo, o al menos no para algunas de las monjas más jóvenes de una nueva y extraña orden religiosa, quienes describen sus días de recogimiento en un círculo que aúna varios weblogs personales. Estas chicas conforman una comunidad internacional de novicias rebeldes que aportan sus diarios online para contar lo que muchos aun considerarán que debe permanecer a puertas cerradas, y son conocidas como las sisters bloggers (“hermanas bloggers”). No se trata necesariamente de revelaciones sensacionalistas o de ánimos provocadores para los defensores de la tradición monástica. A veces se leen cosas tales como: “Ayer tres de nosotras fuimos a jugar al mini-golf. La pasamos bárbaro”, escribe Sarah, benedictina de 26 años cuyo blog se llama The Ear of your Heart (“El oído de tu corazón”) y alberga discusiones sobre las enseñanzas de Cristo, así como recetas de cocina. En su blog A Nun’s Life (“Vida de una monja”), la hermana Julie Vieira, de Michigan, escribió: “Cada vez hay más y más comunidades religiosas que se ‘conectan’ para esparcir las Buenas Nuevas...”. Muchas de las bloggers son mujeres que se zambulleron en la vida intramuros después de un divorcio; pero son menos aquellas que confiesan online sus debilidades mundanas, aunque este boom de las religiosas electrónicas será, en todo caso, una buena noticia para el mundo eclesiástico, que vio reducir la cantidad de monjas de 180 mil hace cuarenta años a las menos de 70 mil actuales.

Mi espacio, tu espacio, nuestro espacio

MySpace da para todo: ahora, una mujer decidió usarlo para vengarse de su novio. En lugar de salir a buscarlo machete en mano, a la drástica manera de Uma Thurman en Kill Bill, Sam Deakin —así se llama la mujer— eligió cobrarle a su pareja una infidelidad secuestrando su página en MySpace. Según cuenta la mujer, el tipo ya tenía un affair con otra a la vez que intentaba levantarse a una chica de 20. Fue al enterarse de esto que tomó cartas en el asunto, y empezó por cambiar la nota de bienvenida en la página personal del muchacho, escribiendo en su lugar: “Soy un mentiroso patológico. Engaño a la gente todo el tiempo”. Luego imitó un comercial televisivo de Mastercard: “Una cena en un restaurante de lujo: 100 dólares. Pasar la noche en un hotel exclusivo: 200 dólares. Descubrir que tu novio es un cretino mentiroso y cambiar su página en MySpace para que todos se enteren: no tiene precio”. Para asegurarse de que su ex no pudiera ingresar a deshacer las alteraciones, Sam se encargó de cambiarle también el password. El sitio ha recibido más de 250 mil visitas, incluyendo las de muchas mujeres que dejan comentarios en contra del infiel, pero luego fue cerrado por los administradores de MySpace. El tipo limitó su defensa a un argumento un tanto endeble después de tremendos ataques: “Admito que he engañado. Soy tan sólo un hombre”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.