radar

Domingo, 3 de diciembre de 2006

TARAS > NINGUNA EDICIóN DEFINITIVA DE PELíCULA EN DVD PARECE SER DEFINITIVAMENTE DEFINITIVA.

Una más y no jodemos más

 Por Mariano Kairuz

Cuando en 1992, diez años después de su fallido estreno original, la Warner lanzó el “Director’s Cut” de Blade Runner –sin la narración en off y sin el final “casi feliz”– marcaba un hito: la idea del “plus”, de que hay una razón “extra” para volver a ver y volver a comprar la película tal como “debería haber sido vista originalmente”, como su “autor” lo hubiera querido desde un principio. Hay noticias para todos aquellos que compraron aquella idea y aquella película: si uno ingresa en la sección “versiones alternativas” de Blade Runner en www.imdb.com, se encontrará con que, según su director Ridley Scott, el corte del director no sería tanto su versión ideal, sino una reedición apresurada que aspiraba a serlo, y corren los rumores de que pronto habría un nuevo y más verdadero corte del director, que vería la luz en DVD. Son rumores, pero en el panorama actual de ediciones y reediciones y re-reediciones, suena perfectamente creíble.

El asunto tiene su lado positivo: el re-estreno hace unos años de Sed de mal restaurada y remontada según un famoso manuscrito de Orson Welles, al menos es un experimento válido que ayuda a reponer la historia de una obra maestra y reconstruir la obra de uno de los personajes más importantes del cine. Por lo que bien valdría la pena tener un DVD doble con las dos versiones existentes. Y algo parecido podría decirse de The Big Red One, de Sam Fuller, reestrenada hace dos años –24 después de su estreno original– con 45 minutos más cuidadosamente restituidos. Otro caso es el de Superman II, que se reedita por estos días en los videoclubes norteamericanos: se trata de una versión re-montada sobre el importante porcentaje de la película que Richard Donner llegó a filmar antes de que los productores lo reemplazaran por Richard Lester, y que éste mayormente desechó. Un poco más discutible será el caso de Apocalypse Now Redux (51 minutos más), que Coppola estrenó en el 2001; si, en todo caso, no deja de ser otro experimento atendible, su comercialización planteó un peligro: mientras los videoclubes locales vacían sus bateas de VHS para reemplazarlos definitivamente por discos digitales, la única copia disponible de la película que queda es la versión Redux, que en definitiva es apenas más que un extra para la película original, que ya casi no se consigue. Eventualmente será editada acá, quizá incluso en ambas versiones; pero para entonces los fanáticos ya habrán desembolsado el valor de una edición y si quieren tener también la que vale la pena tendrán que volver a pagar.

Es un tipo de curro del que se conocen casos más funestos: los reestrenos en cines de versiones remasterizadas y “corregidas” digitalmente de E.T. (2002) y de la primera trilogía de La guerra de las galaxias (1997), fueron promocionadas como las que Spielberg y Lucas “hubieran querido ver en su momento”. ¿Qué se pagaba por el nuevo E.T.? El capricho de Spielberg de reemplazar en pantalla armas de fuego por walkie talkies. Corren otros tiempos, alegó el muy perverso. Lucas, por su lado, retocó algunas explosiones en el espacio. Y los dos vendieron esas versiones en DVD. Y ahora, cuando ya todos pagaron para alquilarla en video y volver a verla en el cine y hasta para comprar la versión modificada, se vuelven a editar finalmente sus versiones “originales”... Que, en el caso de La guerra..., incluye un segundo disco con aquella “remozada” digitalmente, por la que muchos fanáticos –y los fanáticos son muchos– ya habían pagado lo suyo.

El monstruo está vivo y sigue creciendo, pero no deja de ser un alivio saber que algunas películas podrán preservarse casi tal y como se las estrenó en su momento, y que no toda la historia del cine podrá ser alterada. O que en tanto corte, remasterización y remix, pueda haber algo de justicia: el corte mejorado de Star Wars: Episodio I, La Amenaza Fantasma fue el que produjo un chico en su casa quitándole las escenas con Jar Jar Binks, editando las partes más aburridas, y colgándola en la red, para el todo el mundo. Regalada.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.