radar

Domingo, 1 de septiembre de 2002

VALE DECIR

Vale decir

¿Por qué el pollo cruzó la carretera?

Maestro de primaria: “Porque quería llegar al otro lado”.

Profesor de secundaria: “Aunque se los explique, queridas bestias, ¡¡¡no podrán entenderlo!!!”.

Profesor de Facultad: “Para saber por qué el pollo cruzó la carretera (tema que se incluirá en el parcial de mañana) lean los apuntes. Desde la página 2 hasta la 3050”.

Aristóteles: “Porque fue en busca del bien y la armonía”.

Carlos Marx: “Era una inevitabilidad histórica y dialéctica que permite vislumbrar un mundo en el que todos los pollos serán libres de cruzar la carretera sin que sus motivos se pongan en cuestión”.

Moisés: “Y Dios bajó de los cielos y le dijo al pollo: ‘Cruza la carretera’. Y el pollo cruzó la carretera, y todos se regocijaron”.

Maquiavelo: “La cuestión es que el pollo cruzó la carretera. ¿A quién le importa el porqué?”.
Darwin: “A lo largo de grandes períodos, los pollos han evolucionado naturalmente de modo que ahora tienen una disposición genética a cruzar carreteras”.
Einstein: “Si el pollo ha cruzado la carretera o si la carretera se ha movido debajo del pollo, depende del marco de referencia”.

Soporte técnico: “Yo desde acá no veo que haya cruzado la calle. Reseteá el pollo y si lo seguís viendo que cruza, formateate la carretera”.

Shakespeare: “Cruzar o no cruzar, ésa es la cuestión”.

Jean Paul Sartre: “El infierno son los pollos. La calle es uno”.

Ernesto Sabato: “Los pollos que cruzan la calle se exponen al horror y a la incertidumbre del ser”.

Charly García: “Cruzás la calle y está todo mal”.

Woody Allen: “...pero necesitamos los huevos”.
Franz Kafka: “K. el Pollo cruza la calle. Su padre que pasa por ahí a bordo de un automóvil lo aplasta y no se da cuenta. K. agoniza mientras contempla cómo se aleja el automóvil de su padre”.

William Faulkner: “Ese pollo que cruza la calle es el pollo idiota del pueblo”.
Truman Capote: “Ese pollo que cruza la calle es un genio, un drogadicto y un homosexual”.

Roberto Arlt: “Cruzá, pollito, cruzá”.

César Aira: “El pollo”.

Raymond Chandler: “El pollo que cruzó la calle y subió hasta mi oficina medía como dos metros, me miró como si yo fuera un gusano y me dijo que lo enviaba el Gallo”.

Jack Kerouac: “Y cruzamos las calles como pollos enloquecidos y le gritamos Awwww a la noche nirvana de América. Y nos pisaron”.

Jorge Luis Borges: “La antigua leyenda nibelunga en la que Urkh, pollo favorito del Rey Erik, cruza la carretera y, si mal no recuerdo, corríjame si me equivoco, dice aquello de Urn Urn telkker telk”.

Dios: “Crúcese la carretera”.

Buda: “Preguntar por qué el pollo cruzó la carretera, niega tu propia naturaleza de pollo”.

Fuente: creación colectiva vía internet.
Mande su propio pollo.

LADY DE LA NOCHE
El Channel Four de la televisión inglesa se prepara para el escándalo cuando, esta noche, una ópera sobre la muerte de Lady Di ponga en pantalla una de las escenas más anticipadas y cuestionadas de los últimos tiempos. When she died: Death of a Princess (“Cuando ella murió: muerte de una princesa”) alcanzará uno de sus momentos más elevados cuando un fanático de la difunta Diana contrate a una prostituta y la haga vestirse como su ídola para realizar de una vez por todas sus fantasías. La escena terminaría, al parecer, con el hombre acostando a la prostituta con sus brazos cruzados en posición fúnebre, para después realizar sobre el cuerpo de ella un ritual de purificación con agua, sal y pan. Los productores, obviamente, están esperando toda clase de críticas e insultos pero, alegan, la suya es una apuesta de voluntad provocadora. “Ella era la chica pin-up más popular del mundo”, explicó el director del programa, Rupert Edwards. “Se trata de un ritual que salió mal, y ésta es su manera de lidiar con su dolor.” El productor Paul Sommers agregó: “Su obsesión simboliza la obsesión de una nación”. Ahora sólo resta esperar unas horas para ver si la extraña propuesta operística, con música de Jonathan Dove, es un éxito y –tiemblan Andrew Lloyd Webber y ¿por qué no? Pepito Cibrián Campoy– finalmente Evita tiene sucesora en los Broadway del mundo entero.

El desplegable de Anita
Glasnot significa transparencia en ruso y, hablando de transparencias, dos señores soviéticos que viven en Estados Unidos han decidido demandar a la revista Penthouse en virtud de una promesa de transparencia que ha resultado incumplida. Vadim Levin y Alex Sheyngis compraron un número de la célebre publicación con la intención de ver a su no menos célebre compatriota Anna Kournikova en bolas. Sólo que, al abrir la revista, se encontraron con que las fotos atribuidas a la tenista con fama de sex-bomb correspondían en realidad a alguien más. Ese alguien más resultó ser Judith Soltesz-Benetton, nada menos que la nuera del famoso Luciano. Tanto Judith como Anna también decidieron demandar al mensuario, la primera por publicar sus desnudos sin autorización, y la deportista por haberlos hecho pasar falsamente con su nombre. La revista publicó un pedido de disculpas tras un arreglo extrajudicial con ambas demandantes del cual no trascendió la cifra, pero que seguro fue superior a la exigida por Vadim y Alex, quienes sólo reclamaban el dinero invertido en el fraudulento ejemplar: 8,99 dólares.

 

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.