radar

Domingo, 28 de noviembre de 2010

VALE DECIR

Me prometieron que me iba a morir

Dave Ismay, un cómico inglés, recibió un diagnóstico terrible: los médicos le aseguraron que le quedaban tres meses de vida. La causa de su deceso iba a ser una cirrosis mortal; la ironía es que Ismay asegura nunca haber sido un gran bebedor.

Cara a cara con la muerte, Ismay compiló una lista de cosas que le faltaban hacer: escribir un libro, comprar un Mercedes, aparecer en una obra de teatro, visitar Australia... y al final de esa lista puso: ¡ser inmortal!

A los 64 años, sin tiempo que perder, Dave fue completando uno por uno sus últimos deseos. Escribió ese libro, participó en una obra de teatro, se gastó los ahorros de toda su vida en un Mercedes último modelo.

Fue ahí cuando se enteró de que, al final, no se iba a morir. Como si fuera un episodio de Dr. House, una biopsia de hígado reveló que Dave tenía hemocromatosis: una enfermedad que provoca un exceso de hierro en la sangre —que hizo que los médicos pensaran que tenía cirrosis— y que es perfectamente curable.

De todas formas Dave piensa seguir con su lista. Todavía le queda viajar a Australia y jugar un partido de golf en el exclusivo K Club de Irlanda. “Cuando me dijeron que al final no me iba a morir, el doctor me dio permiso para celebrar —cuenta Ismay—. Le dije que como no lo iba a invitar a mi funeral, tampoco lo iba a invitar a mi fiesta.”

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared