radar

Domingo, 8 de enero de 2012

VALE DECIR

Un paseo por el más allá

Es amplísima la variedad de paquetes turísticos o temáticos que se ofrecen en el mundo para pasar las vacaciones, los fines de semana o, simplemente, unos ratos de ocio. Por eso no debería sorprender que la oferta se haya extendido a tumbas célebres o locaciones de asesinatos. Sin embargo, la propuesta del maestro Kek Eng Seng, del Centro Tze Bei Guan Yim Dhamma, en China, lleva el viaje hasta lugares inimaginables. Ocurre que el hombre –un médium– no sólo asegura que puede recorrer el cielo y el infierno sino que invita a los interesados a acompañarlo al más allá. Ida y vuelta, de más está decir.

Claro que para enrolarse en el circuito extraterrenal hay que cumplir ciertos requisitos, no vaya a ser cosa que se arruine el viaje. ¿Cuáles? Pues, la fecha de nacimiento del participante debe ser propicia al ritual y mujeres embarazadas o indispuestas tienen negado el acceso. Así, en una experiencia en Georgetown, Malasia, de doscientos interesados, sólo 50 pasaron el “ingreso”.

Una vez aceptados y ya en pleno ritual, el viaje dantesco comienza con oraciones preparatorias y una sesión donde al viajero se le cubren los ojos con un talismán; mientras, las luces a su alrededor van apagándose y, de fondo, la voz de Kek Eng Seng invoca salmos y cánticos que inducen, según algunos testigos, a un imprevisto calor corporal, una corriente de aire cálido que nace en el interior e intenta escapar. Según el maestro, es el alma tratando de salir de su “prisión”. Finalmente, luces celestiales. O infernales, según sea el caso. A los 45 minutos, el médium llama a todos de regreso y da por finiquitada la experiencia.

Aunque no todos los testimonios son a favor, varios se han mostrado conformes. Como Chian Kee Chuan, un periodista de China Press, que –habiendo participado del tour– declaró: “Vi un arco iris naciendo de un cielo hermoso y un monje que me advirtió que me volviese vegetariano”. ¿Otros escenarios posibles que ofrece Seng? Visitas a seres queridos muertos o una caminata por las callecitas del infierno, torturas diabólicas incluidas. Nada mal para espectadores que buscan romper la rutina.

Compartir: 

Twitter

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.