radar

Domingo, 8 de enero de 2012

VALE DECIR

Lo que Salamanca no da, billetera sí presta

¿Qué quiere un niño para las fiestas? ¿Un pony? ¿Vestiditos? ¿Juegos de mesa? Pues, en el caso de Poppy, menuda nena de 7 años, hija de la modelo británica Sarah Burge, el pedido a Papá Noel fue fuerte y claro: una liposucción. Y como el Santa Claus de las excéntricas celebridades niega poco, eso fue exactamente lo que la pequeña recibió. En forma de un voucher que podrá utilizar cuando sea mayor de edad, vale aclarar.

No es la primera vez que Poppy pide (y recibe) una intervención estética como obsequio. En su último cumpleaños, sin ir más lejos, mamá Sarah, de 50 años, le regaló una operación para agrandarse las tetas. “Se las hará cuando tenga 16 años y sea legal”, avisó Burge, conocida en Gran Bretaña como “la Barbie Humana” por ser ella misma adicta a las cirugías, afición que su hija no ha tardado en adoptar. “Si desarrolla senos grandes, naturalmente podrá usar el dinero para hacerse otra cosa”, explicó luego.

En aquel entonces, el voucher fue sólo parte de un gasto de 12 mil libras, que incluyó una fiesta con tatuajes falsos, champagne de mentira, extensiones de cabello, tortas de diseño y una visita al spa (porque cualquier nena de 7 años necesita liberar estrés y relajarse). Para Poppy fue un éxito: “Quería una computadora nueva, unas vacaciones y un cheque para hacerme cirugía. Cuando lo recibí todo, fue un sueño hecho realidad. Todas mis amigas estaban celosas”, contó entonces. Y agregó: “No puedo esperar para tener senos como los de mamá. Son tan bonitos”.

“Las nenas ya no quieren ser como Blancanieves o Cenicienta. Quieren ser famosas como Cheryl Cole y Lady Gaga. Sólo estoy ayudando a que alcance su potencial”, argumentó su madre, una Burge que a menudo defiende –con uñas, dientes y botox– la cirugía en menores de edad y, para dejar claro su punto, usa el propio cuerpo; no por nada ha gastado 500 mil libras (casi un millón de dólares) en retoques de todo tipo. “Algunos me acusan de mala madre y eso me enoja mucho. Realmente no hay nada malo en dar este tipo de regalos a los hijos”, justificó la mujer de plástico.

Compartir: 

Twitter

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.