radar

Lunes, 20 de agosto de 2012

VALE DECIR

No, no, no

Cuando a los hermanos y artistas conceptuales Jake y Dinos Chapman, de Gran Bretaña, les ofrecieron participar de la instalación Golf Adventureland en la galería de Arte Grundy, en Lancashire, se les ocurrió una idea provocativa: crear una estatua de Adolf Hitler que eleva su brazo en saludo fascista al grito de “¡Nein! ¡Nein! ¡Nein!” cuando la bola pasa a través suyo. Ahora en exhibición, el escrutinio de medios y críticos no se hizo esperar y delibera si se trata de una obra crítica o una broma pesada.

Los que sí han resuelto su opinión son los miembros de la Junta Británica de Diputados Judíos que, indignados, han declarado a la BBC que se trata de una pieza de “muy mal gusto” que “carece de valor artístico”. Uno de sus miembros, Michael Samuels, explicó que “Hitler no es alguien sobre el que puedan hacerse chistes”. “Fue responsable del asesinato de millones de personas”, agregó el hombre y aseguró que si la galería fuese suya, les hubiera devuelto la escultura a los artistas y les hubiese aconsejado que nunca la saquen de su atelier.

Los organizadores de la muestra, sin embargo, no se mostraron interesados en seguir su consejo y aseguraron que usar la imagen del líder nazi en un contexto recreativo y lúdico “hace referencia al espíritu británico en tiempos de guerra de hacer humor a costa del Führer”. Adventureland Golf no será de interés para todos y entendemos y aceptamos eso, fueron las palabras oficiales de una galería que también presenta la estatua animada del dictador Saddam Hussein (por la que no han recibido queja alguna).

No es la primera vez que el dúo Chapman desafía las convenciones morales y atenta contra la corrección política en sus trabajos, haciendo referencias al sexo, la muerte o el nazismo. En 1999, por ejemplo, en una exposición titulada El Infierno, los hermanos crearon una pieza a gran escala con más de 30 mil figurines, muchos de ellos disfrazados como soldados del Führer, realizando actos de crueldad. En el 2008 continuaron el tópico del fascismo alemán presentando 13 acuarelas en tamaño AA supuestamente pintadas por el propio Adolf bajo el título “Si Hitler hubiese sido un hippie, ¡qué felices seríamos!”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.