radar

Domingo, 18 de noviembre de 2012

VALE DECIR

Bromas pesadas

En Brasil, una mujer tuvo la mala suerte de caer en manos de un médico bromista que, al parecer, desconocía la línea entre la humorada y el mal gusto. La historia es sencilla: Adriana Santos, carioca de 33 años, 1,53 metro de altura y 100 kilos de peso, fue a un puesto médico ambulante –patrocinado por la Fundación José Silveira y la Secretaría de Salud de Bahía– para pedir al profesional de turno que le recomendara un tratamiento para combatir su obesidad. La atendió el doctor José Soares Menezes, quien –sin tomar la consulta con seriedad– le recomendó altas dosis de “cadialina” (palabra derivada del portugués “cadeados”).

“¿Dónde consigo la droga?”, preguntó la inocente curvilínea para recibir, entonces, el remate del profesional: “Pues, en cualquier ferretería”. Porque, claro, la receta ofrecida en mano recomendaba a la paciente usar seis candados. “Uno para su boca, otro para la heladera, otro para el armario, otro para el freezer y un último para el baúl de la casa”, habría explicado el médico que, para empeorar la situación, ofreció un plan b: semanas enteras de ayuno acompañado con agua.

Como es de suponer, Santos no tomó la broma con gracia y pidió explicaciones al señor de bata blanca, quien no tuvo mejor idea que replicar con desdén que no tomara el comentario tan a pecho, que no era una mención literal, que se trataba de “lenguaje figurado”. Metáfora aparte, Adriana denunció el caso y la fundación ha comenzado a investigar los dimes y diretes de un doctor José que, por el momento, está suspendido de sus funciones.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.