radar

Domingo, 18 de noviembre de 2012

FOTOGRAFIA 2 > EL NANO FESTIVAL DESCUBRE TALENTOS EN LA MAREA VISUAL DE INTERNET

La imagen en la Multitud

Para su segunda edición, el Nano Fest se lanzó con un slogan provocador: Todos somos fotógrafos. El objetivo: convocar desde su sitio web a fotógrafos profesionales y amateurs para que envíen sus trabajos, que luego serían preseleccionados y finalmente votados por los internautas. Así, entre las muestras que el festival organiza esta semana en la galería Arte x Arte se podrán ver, además de los homenajes colectivos a August Sander y a la Escuela de Dusseldörf, los trabajos de Mariano Imperial y Esteban Spila, los dos fotógrafos que –uno con figuras mínimas en paisajes inmensos; el otro con bañeros cerca del mar– condensan el espíritu de búsqueda, rescate y hallazgo del festival ante la inmensidad visual de la red.

 Por Mercedes Halfon

Dice Susan Sontag en Ante el dolor de los demás que “la fotografía es la única de las artes importantes en la cual la formación profesional y los años de experiencia no confieren una ventaja insuperable sobre los no formados e inexpertos: por muchas razones, entre ellas la importante función que desempeña el azar (o la suerte) al hacer las fotos, y la inclinación por lo espontáneo, lo tosco, lo imperfecto”. Este texto, publicado hace casi diez años, no sólo da en el clavo de una de las más raras cualidades que posee la fotografía desde sus inicios, sino que no deja de actualizarse. Todas las redes sociales, más aún Flickr, más aún Instagram, de algún modo expresan el mismo fenómeno. La fotografía amateur y la profesional no sólo tienen esta incierta frontera común, sino que desde ambos extremos se intenta tirar para el otro lado. Es precisamente este espíritu, esta indecibilidad, la que intenta capturar el Festival Nano con su provocador lema “Todos somos fotógrafos”. Nano va por su segunda edición y se decidió a profundizar en su propuesta lanzando tres convocatorias simultáneas por Internet que invitaban a los usuarios a mandar sus fotos por esa vía. La programación se armó así: una vez lanzada la convocatoria, los usuarios iban subiendo sus fotos a la página (hasta tres por persona), había una preselección y luego por el voto popular y virtual se elegían los ganadores.

El director de esta singular iniciativa es el fotógrafo, curador y docente Daniel Merle, que explica: “El proyecto quiere llevar la virtualidad de las redes sociales a la materialización de nuevos circuitos de intercambio y revitalizar así el diálogo entre usuarios pero también entre imágenes”. Por eso las fotografías –que por ahora pueden verse en la misma página nanofotofest.com.ar– serán expuestas este mes en la galería Arte x Arte. ¿Qué se verá? En principio los resultados de los tres llamados a concurso: Las colectivas Retrato de un país, que rememora los retratos del reconocido autor alemán August Sander en los años ’20 y ’30, y Paisaje urbano, que contiene fotografías al estilo de la Escuela de Dusseldörf, que registran espacios urbanos de todo el país.

El plato fuerte serán las dos muestras individuales resultado de la convocatoria Nano busca un autor, en el cual fueron seleccionados dos fotógrafos emergentes: Mariano Imperial y Esteban Spila. Gente mínima, de Imperial, muestra diferentes ambientes, playas, bosques, galpones, en los que las personas juegan un rol de “punto de agarre” para una imagen en la que el tamaño del entorno supera ampliamente las proporciones humanas. Lo paradójico es que esa desproporción acentúa los cuerpos o, mejor dicho, lo extraño de esos cuerpos: vemos a un diminuto niño con capucha sentado sobre un tronco mirando el piso, en un bosque que lo ignora por completo. El fotógrafo cuenta: “Empecé a tomar fotografías porque me gustaba dibujar y pintar, pero mi ansiedad hizo que me dedicara a sacar fotos. De hecho, empecé las carreras de ilustración y fotografía a la vez y me decidí por esta última. De esta serie se podría decir que son retratos a la distancia. La gente que aparece es ‘mínima’, tanto en cantidad como en el espacio que ocupa en la fotografía. Es una forma tímida y voyeurista de fotografiar. En algún momento tuve que incluir personas en mis fotos, cosa que me resultaba muy difícil e incómodo. De esa incomodidad surge esta serie”.

Buenos muchachos, de Esteban Spila, transcurre en las inmediaciones del mar. La serie se inmiscuye en la vida de aquellos que se reúnen para acompañar la vida del terrestre frente a esa inmensidad: los guardavidas. Como Spila también posee ese oficio, su mirada es de conocedor avezado, algo que parece profundizarse en la elección del sobrio blanco y negro para las fotos. Nos encontramos con relatos que se imponen en múltiples direcciones dentro de ese mundo: un grupo de guardavidas a punto de tirarse al agua, uno muy joven y uno muy viejo conversando en una de esas típicas casillas. Como si siempre encontráramos a estos hombres en malla en medio de una situación crucial. Dice Spila: “Fotografiar tal cual surgen las ideas de la mente, sin razón ni reflexión y sin coherencia lógica entre los disparos, es parte de mi estilo”.

Como decía Sontag, la fotografía posee esta uniformidad, esta especie de democracia, que directamente estalló con el advenimiento de la fotografía digital. Hasta ahora estos registros no habían sido explotados aquí en una muestra de esta índole que se propone darle un orden y un mapa a la proliferación de imágenes de Internet. Diques y cataratas para poder observar con más detenimiento y sutileza la inmensidad de fotografías que inundan nuestras pantallas.


Del 22 al 25 de noviembre, en la galería Arte x Arte, Lavalleja 1062, de 14 a 21.

DE LA SERIE GENTE MINIMA, DE MARIANO IMPERIAL.

Compartir: 

Twitter
 

DE LA SERIE BUENOS MUCHACHOS, DE ESTEBAN SPILA,
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.