radar

Domingo, 7 de abril de 2013

VALE DECIR

La marca de la discordia

El veterano de la Armada Ernesto Rodríguez, actualmente artista tatuador de Stokes County, en Carolina del Norte, ha prendido la mecha de la discordia con un poco de tinta. No es para menos: el hombre reveló que les había hechos tattoos a sus dos pitbulls –Duque y Duquesa– en las respectivas panzas y a las asociaciones de defensa de los animales la cosa no les causó ninguna gracia.

La escalada de cruces comenzó cuando el hombre posteó una foto de su trabajo en la web de su firma, Planet Ink Tattoos; acto seguido, Control Animal le hizo una visita. Entonces, el otrora soldado escribió en la red: “Vinieron a ver a mis perros y se fueron... Wow... Qué pérdida de dinero para los que pagamos nuestros impuestos. Igual voy a grabar a mis perros cada vez que quiera. Buen intento, odiosos. Gracias por la publicidad”.

Según el abogado Caleb Scott, especialista en derechos caninos, “en el primer posteo de Rodríguez, dijo estar ‘aburrido y tatuando’. Ahora dice que lo hizo para identificar a sus canes. Creo que se está justificando”. De allí que el Departamento de Salud del condado Stokes y Control Animal estén investigando a Ernesto, y aunque aún no hayan levantado una denuncia, de momento lograron que el hombre deje de tatuar en su casa sin el permiso adecuado.

Mientras tanto, el dueño de los pitbulls se sigue defendiendo. “Duquesa estuvo bajo los efectos de la anestesia, completamente dormida y además usé anestesia local sobre su piel. No sintió absolutamente nada”, expresó Rodríguez. Y agregó, para evacuar cualquier duda sobra la devoción por sus perros: “Hay gente diciendo que soy un tipo cruel, que lastimo a mis mascotas, que no las quiero, que debería estar en prisión. Nada de esto es cierto. Pagué muchísimo dinero por mis perros; por supuesto que los amo”. Ajá...

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.