radar

Domingo, 3 de marzo de 2002

VARIETÉ

La infelicidad, ja-ja

Nanny Cogorno empezó su rutina callejera hace más de diez años. Luego de entrar en Payasos sin Fronteras, descubrió que el humor, además de divertir, puede convertirse en una forma de resistencia. Para demostrarlo, creó el Festival de la Carcajada, cuya 3ª edición comienza el próximo viernes, con formidables shows para chicos (a la tarde) y grandes (a la noche), presentados por Diego Capusotto y con un elenco que incluye a Carlos Belloso, Los Amados, Diego Wainstein y Gimenna Riestra.

Por Natalia Fernández Matienzo
En tiempos como éstos, en que la carcajada no está precisamente de moda, parece que todavía quedan algunos utópicos aguerridos, dedicados a reivindicar a su modo aquella frase del ‘68: “Podrán robarnos todo: la plata, el trabajo, las flores e incluso la primavera, pero jamás evitarán que el ser humano conserve su capacidad de reír”. Eso es lo que intenta Nanny Cogorno, organizador del Festival de la Carcajada, un espectáculo multidisciplinario para grandes y chicos que el próximo viernes dará comienzo por tercer año consecutivo, esta vez en Vicente López.
Nanny Cogorno es payaso. Desde hace más de diez años trabaja en la calle, con distintas agrupaciones, y también en forma particular. “Cuando era chico quería ser payaso, cocinero y violinista. Debo decir que soy un cocinero respetable, pero que con el violín nunca tuve suerte”, cuenta. En cuanto a su pericia como profesional de la risa, Nanny supo pronto que había perdido el tren –o el carromato– de los circos, ya casi extintos por estas latitudes cuando él comenzó en su oficio. Para suplirlo, en cuanto pudo comenzó a participar de festivales culturales en varios países europeos, hasta que dio con la organización a la que hasta hoy pertenece: Payasos sin fronteras, una agrupación solidaria que nuclea comediantes de todo el mundo y los envía a zonas de conflicto para tratar de paliar los males mediante esa técnica conocida como terapia de la risa. Muchos recordarán al insufrible Robin Williams en Patch Adams, cuando convertía una sala de chicos cancerosos en una fiesta con sólo colocarse una pera urinaria en la nariz. Exageración típica de Hollywood (¿dónde se ha visto un enfermo de cáncer avanzado con tanta energía?). Sin embargo, está comprobado que la risa genera en el cuerpo humano una neurohormona llamada endorfina, que contienen una sustancia semejante a la morfina, que alivia dolores y contribuye a una sensación de bienestar general. Incluso la risa fingida, tiene esta virtud (aunque en dosis menores), para consuelo de los payasos sin cualidades. “A partir de estos conocimientos, estamos convencidos de que el humor es una de las armas decisivas para que la raza humana no se extinga. Y los resultados que obtuvimos en lugares como Kenia, Ruanda, Kosovo o Albania fueron muy alentadores. Quizá suene a cliché, pero yo puedo asegurar que los chicos que viven allí han olvidado o simplemente no saben qué es la risa. Y si Payasos sin Fronteras consiguió hacer reír a los pibes de Ruanda o Kosovo, la gente de acá, que la está pasando mal pero no a esos niveles, también puede. Pero hay una diferencia: no puede decirse que este festival es solidario, como las misiones de PSF, sino más bien una cruzada de concientización general.”
El ambicioso proyecto de Cogorno y su troupe apunta a utilizar el humor como un modo de resistencia. “Mucha gente puede pensar que reírse de la realidad es evadirla. Yo creo que no, porque lo que hacemos es tomar el humor como bandera: ironizamos y parodiamos la realidad para que la gente no se olvide de lo que está pasando, pero para que al mismo tiempo se distienda y pase un rato agradable junto a su familia. Somos tan viejos como las prostitutas: los payasos siempre hicimos reír, como las putas siempre atendieron a los aquejados de mal de amores. Creo que en épocas de conflicto social la gente necesita reírse con más urgencia que nunca”, asegura Cogorno.
El Festival de la Carcajada se llevará a cabo durante tres días -viernes 8, sábado 9 y domingo 10 de marzo– en las instalaciones del Club Platense (por las tardes) y La Bodega del Teatro (por las noches). Para que nadie quede sin su carcajada, además de precios muy populares, Cogorno ha elegido una oferta bastante surtida. El sábado y el domingo por la tarde la propuesta está dirigida sobre todo a la familia, con espectáculos de magia, humor, música y animación circense, entre los que se destacan Ricky Ra (con sus burbujas de jabón de extraordinarias dimensiones),Carlos Pulenta (un disparatado personaje que hará de speaker) y el Cirko Marisko (con animales y todo). Como cierre de la jornada, el sábado se presentarán Los Amados, con su repertorio de salsa, bolero y cha-cha-chá y todo el acaramelado carisma de Chino Amado, y el domingo los legendarios Cañito y Firulete para otorgar algo de tradición al evento. A la noche, el Festival levanta temperatura con varieté, café-concert y teatro off, donde se destacan las imperdibles participaciones de Fogonazo (un clown muy newage), unipersonales de Alejandro Angelini y Gimenna Riestra (con su parodia a las divas de la canción), el premiado Solo como una perra de Juan Pablo (Estrella del Mar 2001 y Premio Bamba 2002). Además, Solita para todo (con Noralih Gago), el gran Dr. Peuser de Carlos Belloso, la horrible criatura creada por Diego Wainstein para su Humor cerebral y Sucesos argentinos, un notable espectáculo de improvisación a partir de consignas que da el público.
A la hora de elegir padrino para el Festival, Cogorno se inclinó por Diego Capusotto, quien presentará los distintos números. “Acepté y me sumé porque me parece vital estimular los espectáculos de humor autogestionado con esta clase de propuesta. El hecho de que trabaje en un medio tan convocante como la TV hizo que las cosas que yo hago tengan más llegada a la gente, pero lo que se está haciendo acá es más o menos lo mismo, sólo que para llevarlo a cabo tienen que salir a trabajar con el bolsito a cuestas”, dice Capusotto. “Lo que hay que destacar es que no hay muchos comediantes que tomen el humor como una forma de resistencia o, al menos, de defensa personal y colectiva. Hay muchos que pretenden hacernos creer que la vida es divertida y que todo está bien, a pesar de lo que nos está pasando. Por eso, tanto los muchachos del Festival como yo apuntamos a la sátira: porque este país ofrece cada vez más material para el absurdo, y las cosas serias causan cada vez más gracia, además de desgracia”.

El Festival de la Carcajada tendrá lugar los días 8, 9 y 10 de marzo en el Club Platense (Zufriátegui 2021, sábado y domingo de 16 a 22, entrada $ 2) y en La Bodega del Teatro (Virrey Liniers, viernes, sábado y domingo a las 22, entrada $ 5). Menores de seis años y jubilados, gratis.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.