radar

Domingo, 17 de octubre de 2004

TELEVISIóN: TODO GUéDIGUIAN POR TV5

Pinta tu aldea

 Por Martín Pérez

El hombre baja entre las rocas hasta la playa. Tiene el pelo por los hombros, la camisa semiabierta y un aspecto decididamente juvenil. Se da vuelta y extiende su mano hacia una joven menudita, de pelo corto, cuyo rostro se ilumina con una sonrisa. Juntos miran el horizonte pisando la arena, casi al borde del agua, y se abrazan y se besan. La escena, teñida de cierta tonalidad cromática que la revela como de otro tiempo, forma parte de La ciudad está tranquila (2000), la última película estrenada comercialmente en Buenos Aires del director marsellés Robert Guédiguian.
Allí, en una escena clave –un sorprendente flashback de uno de sus protagonistas, el que interpreta Gérard Meylan–, aparece un hombre de traje y pelo corto que parece recordar otros tiempos junto al personaje encarnado por Ariane Ascaride. La fuerza del recuerdo –casi un milagro cinematográfico que los muestra veinte años más jóvenes– se explica por el hecho de que aquella vieja imagen pertenece a la opera prima de Guédiguian, Dernier été (1981), protagonizada casi dos décadas atrás por los mismos actores, Ascaride y Meylan.
Nacido en Marsella en 1953, Guédiguian ha dedicado su vida a filmar películas en su barrio, L’Estaque, un suburbio marsellés proletario e interracial. Hijo de un obrero armenio y una madre alemana, estudió sociología en la Facultad de Aix-en-Provence, donde conoció a la que sería su mujer y protagonista de todas sus películas, Ariane Ascaride. Militó desde 1968 en el Partido Comunista, hasta que decidió dedicarse al cine. La Argentina, el mundo y –a nivel masivo– también Francia lo conocieron recién gracias al éxito de Marius et Jeanette (1997), su séptimo trabajo, nominado ese año a mejor película y mejor director para el premio César.
Este mes es posible asomarse a sus primeras obras gracias al ciclo programado por la señal de cable francesa TV5, que comenzó –justamente– con la exhibición de Dernier été. Obra maestra sorprendente, el film es casi mudo y sirve como manifiesto de su filosofía cinematográfica barrial, humana y obrera. Es el contexto original de aquella escena recordada por La ciudad está tranquila y un inmejorable punto de partida para recorrer una cinematografía animada a lo largo de dos décadas por la misma familia de actores. El ciclo continúa con Ki lo sa (1985), Dieu vomit les tièdes (1989) y la fundamental A la vie, à la mort (1995), una selección que contribuirá a profundizar la comprensión del trabajo de un cineasta notable, honesto, comprometido con las historias y los personajes de su lugar.

TV5 se exhibe por el canal 69 de Cablevisión. Dernier été se exhibe mañana a las 5.30; Ki lo sa, el lunes 25 a la misma hora; Dieu vomit les tièdes, el jueves 21 a las 21.20 (repite el domingo 23 a la 1.25); A la vie, à la mort estrena el jueves 28 a las 21.20 y repite el domingo 31 a la 1.25.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.