radar

Domingo, 5 de diciembre de 2004

Salí

Recuerdos de China
Cómo ser una princesa oriental por $10

Por Cecilia Sosa
Después de Con ánimo de amar de Wong Kar Wai, ¿quién no soñó con deslizarse en uno de esos espléndidos kimonos japoneses y morir abrazada al recuerdo? Un local oscuro, casi perdido en el fondo de una galería del Barrio Chino de Belgrano, entrega la llave del cielo: el book de la inmortalidad. Fénix se especializa en “fotografía artística” y está atendido por una familia llegada hace 12 años de Shangai: Estrella (madre vestuarista y maquilladora), Luis (padre fotógrafo) y Ting (hijo asistente siempre dispuesto a salvar cualquier tropezón idiomático).
Para convertirse en reina, se sugiere no vacilar demasiado ante el rutilante perchero de usados donde conviven kimonos japoneses, vestidos de princesa china (con dragones y aves), suaves casacas taiwanesas, sedas rojas, fucsias y violetas. Todo original, made in un impreciso e inmenso Oriente. Para que el recuerdo sea perfecto, la casa ofrece servicio de maquillaje y accesorios: base blanca para lucir tan nívea como sea posible y luego pelucas, flores artificiales, sombrillas y coronitas.
Convertida en reina oriental, sólo queda pasar al estudio (con equipos y luces profesionales) para enfrentar el instante crucial: la elección entre cuatro magníficos “paisajes naturales” de fondo que descienden mágicamente del cielo a sola presión de botón): 1. la puerta de una casa china imperial (con sus dragones grabados en oro); 2. el pie de una escalera de piedra que se interna en un delicioso bosque japonés; 3. el interior de una casa de té con sus tatamis, mesita ratona, abanicos y cortinados de bambú; y 4. no baja. A ensayar la sonrisa más sugerente y tratar de no pestañear con el flash. Todo listo, ahora, para partir en busca del príncipe de ojos rasgados. A $10 pesos la foto.

Fénix abre todos los días de 12 a 20, en Arribeños 2155, 4785-7582.

Noches retro
Hits de los ‘80, espejos, pana roja y tragos démodés en una disco introspectiva

Por C. S.
¿Un viejo cabaret del Abasto devenido en disco retro? Common People: casi como Grisú pero sin paisajes patagónicos, y rodeado de multiculturales locales de comida boliviana y peruana, a metros del megashopping. Bolas de vidrio, paredes tapizadas de alfombras desvaídas, escaleras y desniveles imposibles, espejos muchos espejos y las infaltables barras donde alguna vez se abrazaron bailarinas profesionales. A la derecha, los reservados: confortables sillones de pana que antaño debe haber sido roja. En suma: un verdadero piélago arrebatado a la modernidad con tragos que atrasan dos décadas: Sex on the beach, Chacho, Orgasmo dulce, todos a $6 (pero vale exigir 2x1). Los dueños: un encanto total, listos para repartir vales alcohólicos con tal de animar la noche y los primeros en lanzarse a la pista para educar con el ejemplo. ¿La música? ‘80, ‘80 y ‘80: Depeche Mode, Erasure, New Order, un poco de brit pop, Blur, Pulp, Smiths. Y nada de rarezas: puros hits, de esas canciones que todo el mundo puede cantar (o al menos hacer “como si”) y que inspiran los mejores saltos. La noche de Common podría tener algo de fiesta de casamiento, si no fuera que ninguno de esos seres de negro que bailotean por ahí parecen haber pensado nunca en ninguna boda. El fuerte del lugar son los viernes, pero también abre los sábados a modo de resurrección del mítico Pantheón y su estilo melanco-introspectivo. Desde el 19, los juevesestarán dedicados a la música “alternativa”: electro pop y “nuevas” incorporaciones como Miranda, Adicta, Soda Stereo y Virus.El cronograma incluye Fiesta pop total (viernes 10), Especial Morrissey (17), Fiesta Tarantino parte III (en las vísperas navideñas) y para la última noche del año, todo a 2x1, regalos sorpresa y, claro, la adorada música de siempre.

Common People, viernes y sábados desde la 0.30, en Agüero 726. Chicos $ 6 (con cerveza), chicas free hasta las 3.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.