radar

Domingo, 3 de julio de 2005

Inevitables: Salí durante la semana

Lunes

Tragos y música en vivo.

POR FERNANDO PEREZ SOLIVELLA
¿Otro lunes desabrido? En esa zona rebautizada como “Nuevo Bajo”, el noctámbulo crónico también tiene programa para remediar la habitual amargura del primer día laboral (acrecentada ahora por el frío invernal). Afortunadamente, para todos aquellos que buscan dilatar el fin de semana, el afrancesado bar La Cigale abre generosamente sus puertas y ofrece un atractivo combo de buena música en vivo y exquisitos tragos para encender la semana. Bajo el alusivo nombre “Los lunes están de moda”, bandas y solistas independientes ofrecen conciertos en formato desenchufado, con baterías y guitarras distorsionadas terminantemente prohibidas. Atención: este mes desfilarán por el ciclo Tan Biónica (4/7); Pablo Dacal (11/7); Vermouth.club (18/7) y Coiffeur (25/7). Ideales para acompañar ese estado íntimo y atemporal son los suculentos tragos ideados por los propios barmen. El ciclo proclama como su bebida oficial invernal el Katana, una afrodisíaca poción de vodka, salsa tabasco, angostura, Sprite y limón que, según advierten detrás de la barra, “te pone duro a lo Bruce Lee”. Dicho y hecho. Entre las creaciones de la casa también destacan La Cigale (mezcla de Malibu, blue curaçao, ananáy limón), Latin Lover (un combinado de tequila, cachaça, limón, lima y ananá) y el Mon Soon (vodka con melón, ananá y naranja). Los bebedores menos audaces pueden apostar a lo seguro y pedir un Mojito cubano, una clásica caipirinha o una piña colada (muy recomendada). Además de no decepcionarse, podrán fantasear con una caliente escena caribeña y olvidar que recién es lunes... al menos por un rato. La fauna del lugar es tan variada que en una misma noche uno puede toparse con turistas ansiosos por diversión, melómanos sonámbulos, solitarios en la barra, parejas en plan romántico o el analista Rosendo Fraga (!).

La Cigale queda en 25 de Mayo 722 y abre de lunes a viernes a las 18 y los sábados y feriados a las 20, 4312-8275. La entrada es gratis.

 

Martes

Fiesta en un Banco.

POR F.P.S.
¿Otro banco tomado? Algo así: el edificio de Bahrein, donde cada martes funcionan las clásicas fiestas +160 Drum & Bass Suite, fue anteriormente la sede del banco La Buenos Aires Building (el nombre no es casual: Bahrein es un pequeño país árabe devenido centro bancario internacional). Ubicado en plena city, el elegante edificio de 1904 mutó ahora en punto obligado de los amantes del drum & bass (electrónica veloz con bases aceleradas de hip hop y reggae) y de todos aquellos viciosos de la pista de baile que no aguantan hasta el fin de semana para salir. Los que cuenten con mayor presupuesto pueden abrir la noche del martes saboreando la cocina mediterránea de Crizia, moderno restaurante y sushi bar que funciona en el tercer piso. Pero si las cuentas no cierran (hay que calcular unos 40 pesos la cena), la salida puede comenzar en el mismo lugar pero con unos tragos (el happy hour es hasta las 21) y seguir en el espacio subterráneo Xss, donde el DJ residente Bad Boy Orange ofrece su agitado set de drum & bass y new wave jungle. Los más ¿afortunados? podrán acceder al exclusivo salón VIP, ubicado dentro de las mismísimas bóvedas originales del banco, detrás de las puertas blindadas. El precalentamiento está a cargo de DJs locales como Fabián Dellamónica o invitados extranjeros como el hondureño Codekat, experto en jungle, dubwise y liquidfunk. Mientras tanto, al lado de la pista, el living se torna hipnótico con distintos videoartistas proyectando imágenes animadas en las paredes. Los miércoles, Bahrein es la sede del ciclo Wacha, a cargo de Diego Ro-K (ahora de gira en Europa) y su discípulo Tommy Jacobs. Y el fin de semana abre el “Funky Room”, salón principal ubicado en la planta baja que conserva un vitraux, varias arañas y mostradores bancarios reencarnados en barras.

Bahrein queda en Lavalle 345 (entre Reconquista y 25 de Mayo) y abre de 23 a 4.30. La entrada cuesta $ 8 (mujeres) y $ 12 (varones).

 

Miércoles

Milonga gay.

POR CECILIA SOSA
Miércoles. Mitad de semana y a veces dan ganas de ver todo dado vuelta o poner en suspenso los paradigmas más afianzados. Excelente oportunidad para ir de excursión a La Marshall, la milonga gay más top y el lugar donde el tango revela sus posibilidades más inciertas.
Luego de dos años de mudanzas, La Marshall está de estreno: La Divina, un salón en San Telmo, con mesitas, velas y manteles de papel. A las 20.30, los encantadores anfitriones, Augusto Balizano y Roxana Gargano, largan la clase: pasos, cambios de rol y todas los secretos que conspiran contra la regla de oro del tango que manda que “ella” sólo tiene que dejarse llevar. Pasadas las 22, llega el grueso de los invitados. Se elige mesa, algún trago, apenas un respiro para tomar impulso y el espectáculo no tarda en devenir narcotizante: en una animadísima pista no convencional, heterogéneos bailarines muestran boleos y vertiginosos cambios de rol que obligan a reflexionar sobre la ingravidez de los géneros. Y aunque siempre se pueda descubrir algún traspié no previsto, la pericia de las parejas deja sin aire. No importa cuán amplias o delicadas sean las caderas, ninguna vacila en casi imposibles ochos atrás y mágicas aperturas que nada tienen que envidiarles a las que emergen de las más estilizantes medias de red. Portes adustos o frágiles, todo vale en La Marshall donde una parejita de jovencísimas orientales de strapless negro compite por las miradas. Tangos clásicos para el baile y electrónico para las tandas, tragos, picadas, sandwiches y empanadas caseras entretienen durante el descanso, y entrada la madrugada Las Medeas salen a escena con una performance helénica. La Marshall abre para todo el que quiera bailar. Eso sí: si busca partenaire para las pistas, sea creativo/a: las estrategias convencionales están suspendidas.

Todos los miércoles desde las 20.30 y hasta las 5 en Independencia 572.

 

Jueves

Comer.

POR LAURA ISOLA
El jueves es casi el fin de semana y en ese no-ser-del-todo reside su encanto. El declive en el que entran las jornadas laborales se combina perfectamente con un público raleado porque, para muchos todavía, el despertador sonará puntual al día siguiente. Quienes sean, o se inventen para sí, un personaje con escasas preocupaciones e inmensas posibilidades de ocio, Maldito Salvador, el restaurante artie de Palermo, es el lugar. Los techos altos y las mesas bien dispuestas son el marco para unos platos riquísimos y suculentos, entre los que se destacan los medallones de lomo al malbec con berenjenas escalfadas y tomates ($ 18); las pechuguitas de pollo al oporto con papas pequeñas al azafrán ($ 16) o las costillitas de cerdo en salsa de frutos rojos con puré de calabaza y tomillo ($ 18) entre las opciones para carnívoros. Hay platos de pescado y de pastas con mariscos que completan el tiempo de la resistencia. Postres, vino y café siguen al pie de la letra las indicaciones una carta cuidada, que no cae en excesos de ingredientes ni de poesía en su enunciado. El algo más de la propuesta lo dan las exposiciones temporarias de jóvenes artistas y los ciclos de conciertos. Además de talleres de plástica, escultura, fotografía, teatro y clínicas musicales. Allí se da el cruce ideal entre las bellas artes de comer y beber con las otras, generando una excelente alternativa en un mismo espacio y refutando el dicho popular que no recomienda hacer otra cosa donde la comida es lo importante.
Los mediodías de lunes a viernes, excepto feriados, tienen un 50 por ciento de descuento en entradas y platos principales. Para el desayuno o la merienda, tostadas de pan de campo, jugos y mermeladas caseras (a partir de $ 5). El happy hour es todos los días de 19 a 21 en tragos y tapas.

Maldito Salvador está en El Salvador 4960 y abre de lunes a lunes de 9 de la mañana al cierre.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared