radar

Domingo, 26 de septiembre de 2010

> ADIOS A BETO SATRAGNI (1955-2010)

Beto

 Por Andres Calamaro

Fue mi mentor, mi padrino, mi hermano mayor y mi maestro.

El primero que confió en mí como aspirante a músico y me puso a tocar al lado de otros músicos más curtidos –mucho más que yo que tenía 16 y cursaba el secundario– en la vida y en la música, egresados de la calle o de Berklee, ensayando en un sótano en Corrientes y Cerrito en 1978.

Vi a Raíces en el Centro de Artes y Música, donde ponían bombas cuando tocaba Huerque Mapu y se llamaba Periscopio, o repartían buñuelos de auténtica Ricota de Patricio Rey. Me llamó la atención la perfecta y equilibrada fusión de sonido (y espíritu) rockero con el “groove” del candombe, las armonías de jazz y el funk del funk. Beto tocaba un bajo Vox con forma de gota, tenía actitud y sonido rockero, pero llevaba las riendas del “groove” rioplatense con swing y autoridad mientras cantaba. La escena la dominaban con Jimmy Santos, hermanos siameses-separados con Satragni: ébano y marfil. Nuestro Raíces se completaba con el espléndido Alberto Bengolea, un jazzista que me llevó a escuchar más jazz y a estudiarlo, y con Raúl Campana Cuadro, puro baterista de candombe y una dulce persona. Fueron mis hermanos mayores postizos.

Con Raíces debuté en más de un sentido, literalmente me estrené en comisarías, grabaciones y “jam” sessions. Conocí a músicos consagrados y completos. Perdí diferentes virginidades con este grupo singular de músicos-personas. Aquel sótano era como un club subterráneo. Arriba el país sufría sacudidas bipolares, convivían la represión (y la muerte) con la euforia mundialista. Abajo, los músicos: Tatita, Tony, Lerner, Enzo, Tordó, Durán, Farrugia, Moro, Los Redondos. Un desfile permanente de colegas, una sociedad “secreta” que se asomaba al día para comer un pebete o tomar un moscato, servido por Miguelito en el bar de la superficie. A cincuenta metros de la sala, en la esquina de Diagonal Norte, nos llevaron, con Beto y Pepe Vinci (manager querido), a las instalaciones de Toxicomania, en la Avenida Huergo, justo el día que firmamos el contrato para grabar el disco, el primero, de Raíces. En aquel bar, que todavía existe, vimos la sospechada goleada de la selección frente a Perú.

Un importantísimo número de músicos de las dos orillas todos perdimos algo importante, más que un amigo; un compañero ejemplar, cálido, dulce y sabio. Beto fue un creador y un bajista virtuoso que tocó con todos, desde Moris, Spinetta, Litto, Rada, Moro, David, Botafogo y un incalculable etcétera de talentos musicales. Hace dos años vivimos la hermosa aventura de reencontrarnos todos treinta años después de aquella grabación en Fonema (de Perú y Belgrano), y grabar juntos de nuevo gracias a la generosa ética (amor a la música) de Nebbia y el universo Melopea. Diez años antes nos habíamos reunido en Del Cielito para grabar candombe “beatle” del bueno. Hace dos semanas estaba tocando en Buenos Aires, con la alegría intacta preparando un dvd de Raíces, recopilando memoria y recuerdos para un documental de su grupo-alter-ego; su permanente proyecto vital y musical.

Soy músico y rioplatense gracias a Beto Satragni. Era imposible no reírse con Beto. Era imposible no hacer música “en serio” con Satragni. Vivía frente al mar uruguayo, lo que nosotros conocemos como “el río”. Me escribió contándome que le habían diagnosticado el mal, pero que quería seguir tocando hasta el final, un final que llegó anunciado pero demasiado rápido.

Me consta que son muchos, realmente, los músicos y amigos que hoy están llorando la ausencia de este creador y compañero; le recordaremos con el mayor de los afectos, recordaremos su sentido del humor impalpable, sus mates cebados con Armiño, su responsabilidad armónica, su sensibilidad melódica y su candombe progresivo. Su cálida amistad, su corazón ofrecido, su vida entera dedicada a ser el Mejor músico y amigo.

Esperame en el cielo, queridísimo hermano Beto Satragni.

Este texto de Andrés Calamaro estará incluido en el dvd Raíces 30 años, que se editará en noviembre, con los conciertos que realizó la banda en Buenos Aires y Montevideo celebrando sus tres décadas.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: JORGE LARROSA
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.