radar

Domingo, 31 de julio de 2011

> Las hermanas mayores de Súper 8

ET, El Extraterrestre (Steven Spielberg, 1982)

Pueblo chico, linternas en la oscuridad, bicicletas, mejores amigos y primer beso. Dice Abrams: “Una de las películas más influyentes para mi generación, fue siempre más un film sobre el divorcio que sobre un extraterrestre”.

Los Goonies (Richard Donner, 1985)

El pueblo es Astoria, Oregon. La expansión de un country amenaza con arrasar con el terreno en el que se encuentran varios hogares de clase trabajadora. Decididos a salvar sus casas, un grupo de chicos emprende la búsqueda de un mapa de tesoro pirata del siglo XVIII. Producida por Spielberg y escrita por Chris Columbus (guionista de Gremlins y luego director de Mi pobre angelito y las primeras dos Harry Potter), la dirigió el responsable de Superman y La profecía.

Los exploradores (Joe Dante, 1985)

Tras dirigir Gremlins –en la que, como venía haciéndolo Spielberg, proyectó algunas de las ansiedades con las que había crecido su generación, la de los hijos de la Segunda Guerra–, Dante puso manos a la obra en este experimento fantástico sobre varios amigos (River Phoenix y Ethan Hawke, entre ellos) que viajan al espacio exterior en una nave de fabricación propia y se encuentran con una población que conoce la cultura terrícola a través de nuestra televisión. Dante insistiría con los preadolescentes aventureros en los ‘90, en la serie Eerie Indiana, y en su gran su film Pequeños guerreros (1998).

Cuenta conmigo (Rob Reiner, 1986)

“Nunca volví a tener amigos como los que tuve a los 12”, dice en off el narrador de esta película basada en un relato de Stephen King (The Body) en el que cuatro chicos del pueblo ficticio de Castle Rock, Oregon, parten, un día de 1959, en busca del cadáver de otro chico que fue atropellado por el tren. No hay elementos fantásticos, sólo la truculencia de la vida real. Gran banda sonora, y enorme y precoz actuación de River Phoenix como el chico “problemático” de la escuela. De culto pero subvalorada, fue probablemente una de las mejores películas de su década.

El hijo de Rambow (Garth Jennings, 2008)

Más homenaje sentido que experimento posmoderno a lo Scream, esta película inglesa que acá no pasó por los cines retrata una época y un momento en la vida de sus protagonistas y realizadores, a través de la historia de dos amigos que, a principios de los ‘80 y en plena explosión del VHS, intentan hacer su propia, personal remake de su film favorito: Rambo.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • > Las hermanas mayores de Súper 8
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.