radar

Domingo, 24 de marzo de 2013

> UNA FOBIA PARANOICA A LOS EXTRATERRESTRES

ET Phone Home

 Por Seth Shostak

El reciente “reseteo” del calendario maya no acabó con el mundo. Aunque hay varios científicos que se preocupan de que el Armagedón pronto podría estar en camino a través del ataque de seres malvados y extraterrestres. Se preocupan de que nuestra intención de ponernos en contacto con los ET podría delatar nuestra presencia y ubicación a una civilización alienígena guerrera y podría poner en peligro la seguridad de la Tierra. El físico Stephen Hawking es uno de los defensores de esta idea y sugiere que deberíamos tener cuidado al mandar señales que podrían desencadenar una reacción agresiva en una raza de extraterrestres altamente avanzados.

Todo esto suena a mala ciencia ficción, pero inclusive si la probabilidad de desastre es baja, hay mucho en juego. Consecuentemente, algunos investigadores prudentes instan a una política mundial de moderación en lo que se refiere a las comunicaciones interplanetarias. Sin embargo, es una preocupación que no comparto. Es más: creo que la cura es peor que la enfermedad. Ya es demasiado tarde para preocuparnos por las transmisiones espaciales.

Desde la Segunda Guerra Mundial, hemos estado transmitiendo señales de alta frecuencia –de televisión, FM y radar– que escapan al espacio. Detectarlas, además, requeriría cierta tecnología sensible. Si los aliens tuvieran una antena comparable al radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico, no podrían detectar las transmisiones televisivas más allá de Alpha Centauri, nuestra estrella vecina más cercana, a 4,4 años luz de distancia. Y, francamente, es improbable que tengamos hermanos cósmicos tan cercanos. Astrónomos como Frank Drake o Carl Sagan estimaron que los klingons más cercanos (o como sea que se llame su especie) deben estar a unos cientos de años luz de distancia. Nuestras señales son muy débiles para que las detecten de tan lejos. Además, cualquier sociedad capaz de dañarnos desde las profundidades del espacio seguramente no está a nuestro nivel tecnológico. Podemos asumir que una cultura capaz de ejercer la fuerza sobre otra civilización ha de estar varios siglos más avanzada que nosotros.

La conclusión es simple: ya es tarde para preocuparnos por delatar nuestra presencia a los extraterrestres. Esa información ya está viajando a la velocidad de la luz, y sólo sociedaes más avanzadas que la nuestra la detectarán. La carta espacial se envió por correo hace tiempo.

Astrónomo estadounidense, responsable de SETI, el programa de búsqueda de civilizaciones extraterrestres.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.