SANTA FE

Balbarrey recibió a su sucesor con un escándalo en la sede municipal

Es el intendente de Santa Fe, que demoró 24 horas en reconocer su derrota y ayer recibió al triunfador Barletta con un séquito de militantes que no se privaron ni de insultar a Jorge Obeid.

 Por Juan Carlos Tizziani

La transición en el gobierno municipal comenzó con un papelón político del intendente Martín Balbarrey, que tardó más de 24 horas en reconocer el triunfo del sucesor electo, el radical Mario Barletta. Balbarrey asumió el veredicto de las urnas recién el lunes a la tarde cuando aceptó que la ventaja de Barletta -casi 3.000 votos- era indescontable, aún en el trapicheo del Tribunal Electoral. Llamó entonces al ganador para recibirlo el martes a la mañana, pero cuando Barletta llegó al encuentro, lo esperó con otra jugarreta que muestra su hilacha política: Una claque de 40 personas que se agolparon en las puertas de su despacho en el segundo piso de la Municipalidad, para corear su nombre y ﷓de paso﷓ insultar a quien consideraban uno de los padres de la derrota: El gobernador Jorge Obeid. "¡Martín, Martín!" "¡El turco nos cagó!", fueron las consignas preferidas de los seguidores de Balbarrey. Patético. Barletta le pidió a Balbarrey que en los tres meses que le quedan de mandato evite nombramientos y contrataciones que comprometan el presupuesto y aceptó integrar una comisión de enlace para la transición.

Los punteros de Balbarrey ya estaban en las puertas de su despacho cuando Barletta llegó a la sede municipal. El intendente electo tuvo la primera bienvenida en las escalinatas. "Bien, Mario", lo felicitó una mujer que se cruzó con él. Avanzó entonces unos pasos hacia el hall, donde lo recibió un aplauso cerrado de empleados y santafesinos que estaban en la planta baja y otros que se asomaron a los balcones del primer piso. Ahí, una pregunta lo alertó que algo pasaba en el segundo. "Arriba hay gente que le va a reclamar que no retire planes sociales en los barrios", lo chicaneó un movilero de TV.

"Ahora, vengo a una reunión con el intendente Balbarrey. Después veremos los demás temas", contestó Barletta. "La prioridad es que sea una transición ordenada. Estaremos a atentos a las decisiones del intendente porque él es el que gobierna hasta el 10 de diciembre", agregó.

Barletta subió hasta el primer piso, pero la guardia municipal le cerró el paso y lo acomodó en una habitación. "Es por seguridad", le dijeron. El montaje seguía y ya se escuchaba el griterío del segundo piso, donde una puntera amenazó: "¡Arde la municipalidad si tocan un solo plan social!". Otra exigió a los gritos: "¡Dejen terminar las obras a Martincito!" . Eran las mismas caras que le hicieron una escena a la comisión investigadora del Concejo Municipal que pidió la destitución de Balbarrey por su responsabilidad en las inundaciones de marzo y el miércoles pasado aparecieron en un acto en el parque industrial de Sauce Viejo, donde le pidieron al presidente Néstor Kirchner que nombre a Balbarrey, pero éste pareció no escuchar la demanda. Ayer, también le pasaron la factura a Obeid.

Con Barletta y sus cuatro acompañantes a resguardo en un cuarto, Balbarrey salió de su despacho a pedir calma a los suyos. Levantó el brazo derecho. "¡Olé, olé, olé. Martín. Martín!", le volvieron a cantar. "Valoro todo el apoyo. Estoy agradecido, ya nos vamos a juntar para conversar, vamos a hacer algo juntos. Pero ahora vamos a dejarlo entrar a Mario Barletta con todo el respeto que se merece", pidió el intendente. Los rezongos se mezclaron con silbidos.

Balbarrey bajó a buscar Barletta, seguido por reporteros. "Le he pedido a los militantes del PJ que se comporten como corresponde porque es una autoridad electa y hay que respetar esa condición", dijo. La puesta en escena volvió a quedar a la vista.

Los dos subieron después hasta el segundo piso, donde pasaron entre los punteros de Balbarrey que no dejaban de gritar y entraron al despacho del intendente. Barletta era seguido por sus colaboradores, Alejandro Boscarol y José Corral. Ahí comenzó el segundo acto.

Veinte minutos después, se abrieron las puertas. "Debe quedar claro a la ciudadanía toda que el intendente hasta el 10 de diciembres es el ingeniero Balbarrey ﷓arrancó Barletta﷓ y a él le corresponde la responsabilidad por todas las decisiones que se tomen", hasta el final del mandato. "Sí creemos que la transición debe llevarse a cabo a partir de un diálogo permanente que se canalizará en una comisión de transición que definirá también los temas de la agenda".

Compartir: 

Twitter
 

Barletta y Balbarrey, a solas en el despacho privado de la Municipalidad de Santa Fe. Antes, el intendente electo tuvo que sortear los cánticos de un nutrido grupo de militantes.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.