SANTA FE

Un auditorio particular donde el disparador fue el Holocausto

La directora ejecutiva del Museo del Holocausto expuso ante más de 200 cadetes del Servicio Penitenciario. "Ahora lo que vieron, tienen que ponerlo en sus vidas y sobre todo en su trabajo", apuntó.

Unos 200 cadetes del Servicio Penitenciario asistieron ayer a una jornada poco usual en las currículas de formación de las fuerzas de seguridad: un seminario brindado por la directora ejecutiva del Museo del Holocausto (Shoá) Graciela Jinich. "Este tipo de jornadas es poco usual para mí, y me voy de Rosario con la convicción de que deberían ser más frecuentes. La motivación fue el tema del holocausto, que sirvió de disparador. Ahora lo que vieron, tienen que ponerlo en sus vidas y sobre todo en su trabajo", apuntó Jinich. La jornada organizada por el director del Servicio Penitenciario, Fernando Rosúa, contó con la presencia de la vicegobernadora, María Eugenia Bielsa, para quien "tal como lo dijeron los propios cadetes, este encuentro tiene la importancia de instalar en su formación la necesidad de no discriminar ni sentirse discriminado, entre otros conceptos que dignifican a los futuros agentes penitenciarios".

Según remarcó Bielsa "los cadetes se han sensibilizado con este tema y han tenido reflexiones comunes sobre sus propio hacer dentro de las cárceles. Básicamente se plantearon tres ejes, el discurso social y el rol que ellos ocupan en la construcción del mismo, el tema de la segregación hacia la propia fuerza y hacia los otros. Y la idea aceptar la diversidad. Son reflexiones importantes en un medio donde no son muy frecuentes. Es muy valioso porque fue un trabajo individual y colectivo de reflexión sobre la propia práctica".

En este sentido Bielsa destacó que "introducir el tema de los derechos humanos en la formación de los futuros integrantes del Servicio Penitenciario es un paso adelante que da el gobierno de Jorge Obeid, a través de Fernando Rosúa, para que la formación de los cadetes haga eje en la tolerancia y el respeto por las diferencias".

Por su parte, el director Rosúa destacó que "es necesario que las fuerzas de seguridad sean reeducadas en el respeto a los derechos humanos y la Constitución", al tiempo que reconoció que "el poder de control que ejerce el Estado debe ser realizado en el marco de la ley".

En tanto Jinich destacó "la edad de los cadetes, con mucho tiempo por delante para repensarse. Es gente con mucha iniciativa -remarcó- y mucha inquietud y hay que aprovecharlos para mejorar la imagen que la sociedad tiene de ellos. En este sentido es un aporte interesante, porque pudimos trabajar magníficamente, y demostraron que quieren hacer un aporte importante para la sociedad".

De igual manera la directora del museo que repudia el horror nazi remarcó: "Trabajamos mucho con las fuerzas de seguridad, no solo para que se conozca la historia del holocausto. Pero lo de hoy va mucho más allá: cómo a partir de esta historia podemos repensarnos individualmente y como argentinos, como sociedad toda".

La directora ejecutiva del Museo manifestó a los cadetes que "la misión del Holocausto (Shoà) fue hacer desaparecer la cultura que el judaísmo había dado en Europa", al tiempo que destacó que "en Latinoamérica sólo existe un museo del Holocausto y está en nuestro país".

Una de las actividades desarrolladas durante el seminario fue la proyección del film Algunos que vivieron, de Luis Puenzo, que forma parte de la serie Broken Silence. Esta serie de películas fue producida y financiada por la fundación que dirige el famoso director de cine Steven Spielberg, y consta de cinco segmentos realizados en distintos países, que recopilan testimonios e historias contadas por los sobrevivientes de la Shoà. Uno de esos segmentos fue el que dirigió Puenzo en la Argentina.

Luego de las intervenciones de los funcionarios y la proyección del film de Puenzo, los participantes se trasladaron hacia la Plaza Cívica de la Sede Rosario de la Gobernación. La vicegobernadora Bielsa, Rosúa, la profesora Jinich y los cadetes de la Escuela Penitenciaria visitaron el espacio ahora público, y recorrieron las instalaciones donde en su momento funcionó la vieja Alcaidía y el centro clandestino de detención conocido como El Pozo, activo durante la última dictadura militar.

Cabe recordar que el Patio Cívico fue inaugurado hace pocas semanas con la presencia de organizaciones de derechos humanos como Madres de Plaza 25 de Mayo, y asociaciones de ex presos políticos.

Compartir: 

Twitter
 

La directora ejecutiva del Museo del Holocausto (Shoá), Graciela Jinich. "Ahora lo que vieron, tienen que ponerlo en sus vidas y sobre todo en su trabajo".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.